miércoles, 20 de enero de 2010

La gruta del Campo del Moro: descripción y denuncia



Acceso a la gruta de Villanueva, bajo las escaleras de la entrada del Paseo de la Virgen del Puerto del Campo del Moro.

Descripción histórica

Uno de los trabajos menos conocidos del arquitecto Juan de Villanueva es su actuación urbanística sobre el Campo del Moro, realizada varias décadas antes de que este espacio abriera sus puertas con su actual aspecto.

Un año antes de su muerte, acaecida en 1811, Villanueva recibió el encargo de José I de conectar el Palacio Real con la Casa de Campo. El rey francés, temeroso de algún atentado, había fijado su residencia en el palacio existente en este parque, destruido durante la Guerra Civil, y necesitaba una vía de comunicación directa con el Palacio Real, donde se tomaban las grandes decisiones de Estado.

Juan de Villanueva unió la fachada oeste del Palacio Real con la Casa de Campo, a través de un camino que, manteniendo en todo momento la línea recta, discurría por una avenida arbolada, un túnel y un viaducto, hasta llegar a la Puerta del Río (también llamada del Rey), que él mismo diseñó como entrada principal de la citada zona forestal.



Vista aérea del Campo del Moro (imagen procedente de 'El Callejero de Páginas Amarillas'). La flecha amarilla sigue la trayectoria del camino rectilíneo concebido por Juan de Villanueva, uniendo la fachada oeste del Palacio Real y la Puerta del Río, que da entrada a la Casa de Campo.

De la avenida diseñada por Villanueva no se conserva nada. Sobre ella fueron levantadas posteriormente las actuales Praderas de las Vistas del Sol, ideadas por el arquitecto Narciso Pascual y Colomer en 1844. En cierto modo, éstas son herederas del diseño de Villanueva, al establecer un gran eje de conexión entre el Palacio Real y el Paseo de la Virgen del Puerto.

El túnel es, junto con la Puerta del Río, el único resto que se conserva del proyecto de Juan de Villanueva. Fue excavado para atravesar el citado paseo, con el fin de que el monarca no fuera visto por los viandantes, al tratarse de una vía pública (el actual Paseo de la Virgen del Puerto era uno de los tramos del desaparecido Camino Nuevo de Castilla).

Terminado en 1811, el túnel arranca bajo las escaleras de la entrada principal del Campo del Moro, según puede verse en la fotografía superior, y su salida se sitúa en el desnivel existente antes de llegar a las riberas del río Manzanares, cerca del Puente del Rey. Construido inicialmente en ladrillo y granito, fue revestido con rocalla en el año 1891, durante las reformas llevadas a cabo por Enrique Repullés Segarra.

Con respecto al puente, se levantó un viaducto provisional que, salvando las lavanderías del Manzanares y el propio cauce del río, llegaba hasta la entrada de la Casa del Campo. Este viaducto fue sustituido, durante el reinado de Fernando VII, por el actual Puente del Rey (1816).

En cambio, sí que se conserva la Puerta del Río (o del Rey), el último de los elementos concebidos por Villanueva en su plan de conexión del Palacio Real con la Casa de Campo. Sin embargo, el monumento ha sido objeto de algunas modificaciones, que han alterado el diseño de Villanueva.

En marzo de 2009, dentro del proyecto Madrid Río, la puerta fue desplazada de su ubicación original, moviéndose unos cuarenta metros en sentido este (hacia el río), con el objetivo de cubrir un bloque de hormigón, construido durante las obras de soterramiento de la M-30. También fue desprovista de su cancela de forja.



Aspecto de la Puerta del Río (o del Rey), tras su adecuación dentro del proyecto de Madrid Río. Fue realizada por Juan de Villanueva como entrada principal de la Casa de Campo.

Denunciamos el lamentable estado de la gruta

Hasta aquí la descripción histórica del proyecto de Juan de Villanueva. Ahora corresponde abordar la dura realidad del momento actual y denunciar el deplorable estado en el que se encuentra la gruta del Villanueva.

Pero antes repasemos lo ocurrido en los últimos años. La gruta se estuvo utilizando en épocas muy recientes como vía de entrada del Museo de Carruajes. Venía como anillo al dedo, ya que facilitaba la visibilidad del museo desde la calle, al ubicarse éste dentro del mismo recinto del Campo del Moro, escondido a la vista de los viandantes.

Con la expansión de la M-30 y, más en concreto, del nudo viario del Puente del Rey, el túnel quedó aislado. Lo que, unido al cierre del Museo de Carruajes (por el traslado de su colección al futuro Museo de las Colecciones Reales), determinó su clausura.

Con las obras de soterramiento de la autopista M-30, impulsadas por el alcalde Alberto Ruiz Gallardón e inauguradas a bombo y platillo justo antes de las Elecciones de 2007, se ha tenido la oportunidad de sacar del olvido una de las piezas clave del proyecto de Villanueva. Sin embargo, el discutible plan Madrid Río no sólo ha eludido su recuperación, sino que ha degradado aún más la gruta.

La actuación del Ayuntamiento de Madrid no ha podido ser más lamentable, como bien puede apreciarse en la fotografía inferior. Mostrando el más absoluto desprecio por el patrimonio histórico-artístico de los madrileños y lejos de cualquier intención de recuperación, la salida del túnel ha sido fagocitada por el hormigón, al tiempo que su parte superior ha quedado condenada por la construcción de un ramal de la M-30. 

La degradación cobra aún mayor dramatismo por la presencia de vagabundos, que han optado por instalarse bajo la estructura de hormigón.

El eje de conexión entre el Palacio Real y la Casa de Campo, concebido por Villanueva, queda, de esta manera, irremediablemente roto. Ahí va nuestra denuncia, con la esperanza de que sirva para algo.



La salida del túnel de Villanueva, en las inmediaciones del Puente del Rey. La fotografía fue tomada el 19 de enero de 2010, varios meses después de la intervención del Ayuntamiento de Madrid, dentro del proyecto Madrid Río.

15 comentarios:

  1. No cabe duda de que este Ayuntamiento y esta Comunidad no duermen velando por nuetro patrimonio histórico. A la vista está!

    ResponderEliminar
  2. Hola J.J., te felicito por este reportaje tan necesario, y me sumo a tu denuncia. Es uno de esos temas casi desconocidos y "tapados" (y no solo por el cemento).
    La última vez que vi ese túnel fue en plenas obras de soterramiento de la M-30, y por lo que se veía entonces, pensaba que habría desaparecido prácticamente.
    Aún tengo que ir a ver como ha quedado todo eso, pero me parece una pena lo que han hecho con la Puerta del Río.

    Mercedes, de Arte en Madrid

    ResponderEliminar
  3. Hola, J.J. Te envío el texto que del arquitecto Vicente Patón sobre tu entrada: "Veo que al menos alguien aprovecha en forma de chabolo este desastre histórico-urbanístico. Os contaré la chusca experiencia personal. Cuando hace unos cuatro o cinco años estaban las máquinas a pleno furor torturando todo el cauce del río Manzanares para hacer "la mayor autopista subterránea del mundo", nos llegó a la Comisión de Patrimonio del Colegio de Arquitectos, donde entonces dábamos palos de ciego un puñado de arquitectos -hoy amigos- el escrito de un aterrado ciudadano -lo mismo era Juan García Vicente- ¿Eras tú, Juan?, que veía como delante mismo de la boca de la gruta de Juan de Villanueva bajo el paseo de la Virgen del Puerto, se estaban haciendo enormes zanjas y asentando potentes cimientos de hormigón armado. Desde nuestro grupo llevamos una pregunta a CIPHAN sobre el destino de ese importante eje monumental que efectivamente enlazaba el Palacio Real a través del Campo del Moro, con la posesión -antaño regia- de la Casa de Campo, por medio de la citada gruta, del puente del Rey y de la puerta del mismo nombre, después ampliada en periodo republicano -como explica estupendamente J.J. Guerra en su blog "Pasión por Madrid". Pues bien, de CIPHAN voló la pregunta -con el conocimiento de la D.G. de Patrimonio- al departamento técnico correspondiente, y el Ayuntamiento, en otra sesión de CIPHAN nos aclaró, que por supuesto, que la citada gruta se había tenido en cuenta y que se respetaba en las obras ¡faltaba más!. Recuerdo que por aquel entonces, y en alguna ocasión que pude cruzar el río por aquel laberinto de calzadas provisionales que se montó, miré curiosamente hacia el lugar de la gruta, pero unos espesos cortavistas de malla verde ocultaban pudorosamente toda posible visión. Pasaron los meses, y el primer día que permitieron visitar el lugar, allá por San Isidro, creí morir cuando ví el desastre: habían dejado puramente el agujero de la gruta, que probablemente hasta habrán cortado en su mitad por un carril que desciende en rampa en mitad del paseo de la Virgen del Puerto (miradlo si vais por allí). Nada queda del eje monumental, ni visual, ni de las rocallas de Repullés, y del lado del Campo del Moro, donde una severa cancela dejaba ver al otro lado la luz del río, el puente y la puerta, hay ahora una cursi puerta blanca de cuadritos con vidrios esmerilados para que no se vea nada de nada ¿colaboración de Patrimonio Nacional?. De la puerta del Rey -otro absurdo y prepotente desacato- se puede hablar todavía más, y algunos de esta asociación nos conocemos por ese tema. Pero aquí no vamos a tirar todavía la toalla. Es unos de los asuntos más indignos de estos ediles despóticos que nos gobiernan, y hay que hacer algo, aunque sea para que los ciudadanos les impongamos algo más de respeto.
    Perdonad que me extienda tanto, pero creo que tenemos que ir escribiendo entre todos la verdadera historia de esta ciudad, que no es la que nos cuentan."

    Saludos

    Vicente

    ResponderEliminar
  4. Gracias Mercedes. Es verdad: son asuntos tapados, que no transcienden a la opinión pública. Pero, por lo menos, que quede constancia de los atropellos.

    Gracias, Carlos, por tu aporte. No dejo de estar sorprendido y sólo espero que el tema pueda alcanzar una mayor transcendencia mediática. Grracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  5. Dejo aquí otra opinión sobre la ubicación original de la Puerta del Rey:

    http://www.espormadrid.es/2009/05/como-era-la-puerta-del-rey-en-sus.html

    saludos

    ResponderEliminar
  6. Gracias MiguelS por tu comentario y por el enlace que facilitas.

    ResponderEliminar
  7. ¿Es que no nos damos cuenta de que estos munícipes de mucho marqueting y poca cultura quieren hacer una ciudad de diseño vanguardista en el que no quede nada de su pasado casposo? ¿No quieren modificarle la plana al rey Carlos III destrozando su salón del Prado?

    ResponderEliminar
  8. Estupendo reportaje, J.J., es una pena la poca consideración que se tiene con nuestro pasado.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  9. Increible. debería darles verguenza destrozar algo hitórico y hacer esa m... en su lugar.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Da pena que las propias instituciones (que precisamente están ahí para preservarnos de los atropellos) sean las que más nos atropellen. No sólo han taponado por completo la gruta de Villanueva (cargándose la rocalla que puso Repullés), sino que el eje de conexión Palacio Real-Casa de Campo, ideado por Villanueva, ha quedado roto.

    Si nos pasamos por ahí, comprobaremos que no hay comunicación entre el Puente del Rey y el Campo del Moro, quebrándose la perspectiva del Palacio por culpa de un ramal de salida de la M-30. Estoy seguro de que, con un poquito de voluntad y altura de miras, los ingenieros-arquitectos-urbanistas-paisajistas hubieran encontrado una solución conciliadora entre la M-30 y la historia. Pero no les ha dado la gana, porque no hay altura de miras en nuestros dirigentes. Gracias nuevamente.

    ResponderEliminar
  11. Teniendo la oportunidad de crear un entorno bello y lleno de imaginación que diera soporte al entorno del Rio y el Palacio Real el ayuntamiento ha creado una inmensa chapuza, una bazofia que ha costado miles de millones y NO se parece ni por el forro a lo que en su momento nos vendieron
    Nada de jardines, nada de paseos, nada de sombra, nada de verdor, solo piedra, muros de granito y mas piedra, un diseño horrible ha convertido el Rio en algo que se va al fondo de un cañon de granito, con unas riveras desangeladas, con una pista de atletismo que tiene un grosor de cinco centímetros y que ya se esta levantando y un futuro desalentador de grafitis de barrio bajo
    Si a eso le sumas el muro de hormigon del edificio "singular" de Fisac y los pinos, el resultado es de pesadilla
    Lastima de personas mayores, que no van a poder disfrutar de ese entorno mas que en otoño y en Primavera temprana, no tienen donde sentarse ni donde guarecerse del inclemente sol Madrileño, explanadas inmensas de granito ...pero a quien se le ha ocurrido semejante estupidez?

    ResponderEliminar
  12. Se habló de vostros en el diario que
    http://nosolometro.blogspot.com/2010/02/caminando-por-madrid-en-el-diario-que.html

    ResponderEliminar
  13. Buenas tardes.
    Hemos propuesto la reapertura y el acondicionamiento del Túnel de Bonaparte desde el Madrid Think Tank 2012 para que todo el mundo pueda disfrutar de este pasadizo histórico.
    Si quieres ayudarnos puedes votar nuestro proyecto aquí
    http://www.madridthinktank.com/mtt/complaintDetailsAction.action?idComplaint=16&;110620212

    ResponderEliminar
  14. Gracias! Ya he votado! Felicidades por la iniciativa.

    ResponderEliminar