jueves, 11 de febrero de 2010

La Fuente de Ventura Rodríguez, de Boadilla



La Fuente de Ventura Rodríguez, también llamada de los Tres Caños, es uno de los monumentos más destacados de Boadilla del Monte. Formó parte de los desaparecidos jardines delanteros del Palacio del Infante Don Luis, que el citado arquitecto construyó por encargo de Luis Antonio de Borbón y Farnesio, hermano de Carlos III, entre 1763 y 1765.

A pesar de su porte majestuoso, la fuente no fue concebida como un elemento decorativo, sino como un aljibe, que abastecía de agua al palacio, a través de conductos subterráneos. Esta función condicionó tanto su emplazamiento, a espaldas de un desnivel que facilitaba la recogida de aguas, como su aspecto, a modo de un gran depósito cúbico.

Su cercanía con la entrada principal del palacio motivó la búsqueda de un solución ornamental, que ocultase la funcionalidad de la construcción. Ventura Rodríguez aprovechó la verticalidad de la estructura para levantar sobre uno de sus muros una fachada monumental, claramente neoclásica.

La fachada está dominada por un núcleo principal de piedra con tres cuerpos, que quedan delimitados por cuatro pilastras planas con capiteles toscanos. Están formados por hornacinas, las dos laterales de la misma altura y la central con un tamaño sensiblemente mayor, que se rematan con veneras de cuarto de esfera. Debajo de éstas, hay instalados mascarones, que actúan como surtidores, arrojando el agua sobre diferentes pilas.

El depósito que se esconde tras esta fachada es de planta cuadrangular y está hecho en revoco. Su parte superior queda rodeada por una cornisa corrida de piedra, que da unidad a todo el conjunto. En la inferior se sitúa un pilón de planta rectangular, que se rompe en los extremos mediante cuartos de círculo.



La Fuente de Ventura Rodríguez fue restaurada en 1991 por la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Boadilla del Monte. En ese año también se pavimentó la plaza que actualmente se extiende a sus pies, donde estuvo originalmente el jardín anterior del Palacio del Infante Don Luis.

En cambio, los jardines posteriores sí que han llegado a nuestros días, aunque se encuentran en un lamentable estado de conservación, al igual que el propio edificio. Aquí estuvo emplazada la Fuente de las Conchas, diseñada también por Ventura Rodríguez, que actualmente decora el Campo del Moro (véase el artículo de Bélok sobre esta fuente, en el blog Viendo Madrid).

Por favor, basta ya

Nos unimos a la campaña iniciada por Bélok en el blog Viendo Madrid y denunciamos el vandalismo de los graffiteros, injustificable en todos los casos, pero, sobre todo, cuando se ceban con el patrimonio histórico-artístico.

3 comentarios:

  1. Que buen arquitecto era Don Ventura. La verdad que fue una suerte contar con grandes talentos como Ventura Rodríguez, Juan de Villanueva, Churriguera y tantos otros que dejaron nuestra ciudad con tantas magníficas obras de arte.
    Muy buen artículo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Bélok. Me he permitido secundarte con tu campaña "Por favor, basta ya" para denunciar el vandalismo de los graffiteros. Un saludo, Jesús

    ResponderEliminar
  3. Impresionante esta fuente de Ventura Rodriguez, Nunca he estado por Boadilla pero cuando pase no dejaré de ir a verla.
    Lo de los grafiteros ya no tiene nombre.He sacado en conclusión que no saben ni el mal que hacen.

    ResponderEliminar