miércoles, 3 de marzo de 2010

La iglesia fortificada de Navalquejigo

En la Sierra de Guadarrama se conservan distintas iglesias fortificadas, la mayor parte de ellas de origen tardomedieval o prerrenacentista. Presentan elementos típicos de la arquitectura militar, tales como almenas, matacanes o torrecillas, que fueron integrados en la construcción con una finalidad defensiva, siguiendo una costumbre arrastrada de la Edad Media.

Sin embargo, cabe suponer que nunca hubo un uso auténticamente militar, dado el momento histórico en el que fueron edificadas, una vez finalizadas las primeras fases de los procesos de repoblación cristiana. Hay que considerar, más bien, que desarrollaron una función disuasoria, en el contexto de las disputas de las diferentes casas señoriales y concejos.

De todos los templos fortificados madrileños el más notable es, sin duda, la imponente Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, de Robledo de Chavela. Menos conocidas, pero igualmente interesantes, son las iglesias de Alpedrete, Braojos, Miraflores de la Sierra y Navalquejigo, entre otras muchas. Nos ocuparemos en el presente artículo de esta última, una de las más singulares, pese a sus reducidas dimensiones y delicada conservación.



La iglesia de Navalquejigo se encuentra arruinada, con las cubiertas y muros derruidos. Se halla en el término de El Escorial, junto a Las Zorreras y Los Arroyos, dos núcleos residenciales del citado municipio. Fue la parroquia de Navalquejigo, un antiguo pueblo que quedó abandonado en el último tercio del siglo XX y que, en la actualidad, sirve de refugio a unos cuantos 'okupas', que han procedido a la restauración de algunos de sus edificios.

Recibió el rango parroquial en el año 1564, a instancias del rey Felipe II, quedando bajo la advocación de la Exaltación de la Santa Cruz. Previamente, el monarca había adquirido las tierras de Navalquejigo para anexionarlas al Real Sitio de El Escorial, junto a otros territorios y fincas de la zona, como La Herrería, La Fresneda y El Campillo.

No obstante, la fundación del templo es bastante anterior. Es muy probable que fuese levantado en el siglo XIII, época a la que corresponden la parte inferior de sus muros y el arco interior de la fachada principal, que pertenece a un románico de transición. Todo lo demás son añadidos posteriores, principalmente del siglo XV.

Fachada principal

La fachada principal, la parte más importante de todo el conjunto, es fruto de las reformas llevadas a cabo en el siglo XV. Durante estas obras, la iglesia se rehizo por completo, utilizándose como referencia arquitectónica la Capilla de la Santísima Trinidad, de la finca escurialense de El Campillo, fundada en tiempos de Enrique IV.


Detalle del matacán, en la fachada principal (siglo XV).

Se orienta a levante y presenta fábrica de mampostería de granito, material muy abundante en las comarcas guadarrameñas, aunque también hay partes de sillería, labradas toscamente. Está coronada con una espadaña de tres vanos, de medio punto, en cuya base se dispone en saliente un matacán o balconada defensiva, elemento muy característico de las fortalezas.

Debajo del matacán, se sitúa la entrada, en la que se yuxtaponen dos arcos de medio punto, de los cuales el interior es el más antiguo, probablemente del siglo XIII, tal y como se ha señalado antes (véase la última imagen del post).

Esta fachada sirvió de modelo a la iglesia fortificada de Alpedrete, que también es del siglo XV, si bien es posterior a la de Navalquejigo. Hablaremos de ella en otro artículo, aunque puede anticiparse que se trata de una copia mejorada en todos los aspectos, no sólo en lo que respecta a sus mayores dimensiones, sino también a la fábrica, toda de sillería, y a la estructura, con arco escarzano en la portada y una torrecilla en uno de los lados.

Otros elementos arquitectónicos

La iglesia de Navalquejigo estuvo estructurada en tres naves y llegó a contar con cinco capillas. De todo ello no queda más que un amplio solar y los restos de los antiguos muros, que, pese a la ruina, aún tienen una altura considerable, hasta la línea de imposta. También se mantienen en pie dos contrafuertes, situados en la fachada norte.


Muros de la fachada meridional (siglo XV).

En referencia a la cabecera, ésta sí que ha llegado a nuestros días más o menos completa. Fue realizada en 1591, como así se recoge en una inscripción, y presenta un inconfundible trazado herreriano, estilo que, con la construcción del cercano Monasterio de El Escorial, tuvo una rapidísima expansión por la Sierra de Guadarrama, especialmente por su vertiente madrileña.

Es de planta cuadrangular y presenta cubiertas de teja árabe. Aunque no tuvimos oportunidad de acceder al interior de la cabecera, pues está cerrada a cal y canto, aquí dentro se guarda o guardaba una interesante pila bautismal, decorada en gajos y labrada en el siglo XVI. Desconocemos si aún se encuentra ahí, pues hace bastantes años que el diario El País publicó que alguien se la había llevado para decorar su finca particular.


La cabecera (en el centro) se unía a la sacristía mediante un arco triunfal apuntado, cuyo contorno puede verse en la imagen. A la derecha, aparece la sacristía. Ambas estructuras son de estilo herreriano y se construyeron a finales del siglo XVI.

Al siglo XVI corresponde también la sacristía, adosada a la fachada meridional, aunque, en este caso, el estado de conservación es muy deficiente, con los muros únicamente en pie. Al igual que la cabecera, este cuerpo está hecho enteramente en sillería, tal y como mandan los cánones herrerianos.

Por favor, basta ya

Como puede comprobarse en la fotografía inferior, los 'grafiteros' siguen haciendo de las suyas, demostrando el más absoluto desprecio hacia nuestro patrimonio, aunque, en este caso, por lo menos han respetado la piedra.


Detalle de la portada: el arco exterior es del siglo XV y el interior del XIII.

2 comentarios:

  1. Aunque los restos sean escasos se puede apreciar lo que fue esta iglesia, ahora convertida en una obra de arte. Estoy aprendiendo contigo, Jesús, que en la Comunidad de Madrid se conservan muchas maravillas, gracias por contarlo.
    Mercedes

    ResponderEliminar
  2. Te agradezco mucho el comentario, Mercedes. Creo que tenemos una comunidad muy hermosa. Sólo hay que descubrirla y todo lo poquito que hagamos desde estas páginas, espero que contribuya a ello. Gracias nuevamente. Un abrazo!!

    ResponderEliminar