jueves, 8 de julio de 2010

El templete de la Red de San Luis


Fotografía: Mancomunidade de Vigo.

Traspasamos los límites de nuestra comunidad autónoma y llegamos hasta el municipio pontevedrés de Porriño, en busca de un pedacito del Madrid de principios del siglo XX.

Por increíble que parezca, aquí se encuentra el templete que, durante más de cincuenta años, sirvió de entrada a la estación de metro de la Red de San Luis (actualmente, Gran Vía).

Este acceso abrió sus puertas en 1919, coincidiendo con la inauguración de la primera línea del transporte metropolitano. Fue diseñado por el gran arquitecto Antonio Palacios (1874-1945), a quien los madrileños debemos edificios tan simbólicos como el Palacio de las Comunicaciones, el Hospital de Maudes o el Círculo de Bellas Artes, imprescindibles en el paisaje urbano de nuestra ciudad.

El 6 de diciembre de 1969 el templete de la Red de San Luis dejó de funcionar. Permaneció en la Gran Vía hasta 1970, año en el que el alcalde Carlos Arias Navarro (1908-1989) ordenó su desmontaje.

En 1971 fue donado al Ayuntamiento de Porriño, por ser la ciudad natal de Antonio Palacios, donde fue colocado en un pequeño parque público.

No se conserva completo, ya que han desaparecido varios elementos, entre ellos la marquesina de hierro y cristal, una de las piezas de mayor valor arquitectónico del primitivo conjunto.


El templete el día 6 de diciembre de 1969, cuando fue clausurado.

Descripción

El templete estaba ubicado en la confluencia de la Calle de la Montera con la Gran Vía. Se trataba de una pequeña estructura de planta rectangular, con un cierto aire monumental y con una notable influencia art decó.


Fachada norte.

En la fachada septentrional, la que estaba enfrentada a la Gran Vía, quedaba la entrada al metropolitano, mientras que en la orientada al sur, que daba a la Calle de la Montera, estaba situada la salida.

Dos ascensores (originalmente era uno) y una escalera de bajada se encargaban de canalizar el tránsito de unos 30.000 viajeros diarios, según las estadísticas de la época.

Para proteger a los pasajeros de las inclemencias meteorológicas, Palacios instaló una marquesina de forja, con piezas acristaladas, que recorría el templete por todos sus lados, menos por el meridional. Estaba dispuesta en un plano inclinado, como si fuese una gran visera.


Fachada sur.

La salida estaba enmarcada por un arco de medio punto, con dovelas en forma de estrella y dos pilastras rematadas con bolas de piedra custodiando los lados.

En la coronación, descansaba un entablamento rectangular con adornos escultóricos, que portaba una inscripción con la palabra "Metro". Todo ello estaba hecho en sillares almohadillados de granito.

Ni fuente, ni templete

Una vez que el templete fue desmantelado y llevado a Galicia, su solar fue ocupado por una fuente circular, que estaba adornada con unas esculturas de aves, hechas en metal, popularmente identificadas como cisnes. Fueron realizadas por Gerardo Martín Gallego y tenían la particularidad de que movían sus alas.

La fuente, que ya había quedado mutilada con la eliminación de los citados grupos escultóricos, fue definitivamente retirada de este emplazamiento en el año 2009, con motivo de las obras de peatonalización de la Calle de Fuencarral y de la Red de San Luis.

Se dijo que, en su lugar, iba a construirse una réplica moderna del templete de Antonio Palacios, que seguramente cumpliría la función de Oficina de Turismo. Pero llegó la crisis y el proyecto quedó paralizado.

Así que, a falta de pan, el Ayuntamiento de Madrid no dudó en convertir la explanada de la Red de San Luis en una desoladora extensión de granito, en la línea a la que nos tiene acostumbrados, a la vista de sus últimas intervenciones urbanísticas.

Así lo hemos podido comprobar con la reformas de la Puerta del Sol, de la Plaza de Santa Bárbara, de la Carrera de San Jerónimo o de la Plaza del Callao, por señalar sólo algunos enclaves, todos ellos bajo el síndrome del granitazo.


La Red de San Luis en una postal de 1972, con la desaparecida Fuente de los Cisnes en primer término.


Aspecto de la Red de San Luis en julio de 2010, un año después de que se retirara la fuente.

El templete de Sol

Hubo otro templete en la Puerta del Sol, obra también de Palacios, con un planteamiento muy similar al de la Red de San Luis. Compartía con éste la misma tipología de marquesina, aunque, en este caso, colocada en un plano horizontal y no inclinado.

Fue demolido en 1933, en virtud de una orden de la Dirección General de Ferrocarriles, fechada el 7 de abril, en la que se exigía a la Compañía Metropolitana de Madrid el cumplimiento de una serie de condiciones técnicas.

Aunque esta disposición también afectaba al acceso de la Red de San Luis, éste consiguió salvarse, después de que el ingeniero Miguel Otamendi (1878-1958), uno de los impulsores del metro madrileño, se entrevistara con el ministro de Fomento.

Fruto de aquel encuentro fue la realización de diferentes mejoras, entre ellos la instalación de un segundo ascensor, que prolongaron la vida del templete de la Gran Vía hasta el año 1969.


Templete de la Puerta del Sol.

14 comentarios:

  1. Me encantan estas fotos antiguas y la historia de este "templete". Me alegro que se haya conservado aunque no sea en su emplazamiento original. Disfruto mucho aprendiendo de estas cosas de nuestra historia y de la historia de esta (siempre sorprendente) ciudad. Enhorabuena por el artículo Jesús, muy interesante.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, Jesús, otro ejemplo de cómo una plaza puede perder todo su encanto y convertirse en algo anodino.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Interesante blog y magníficas fotos, una pena que haya cambiado tanto la plaza... ten enlazo en el mío ;-)
    Muchas gracias por tu amable comentario, me ha hecho mucha ilusión.
    No conocco el programa del que hablas ¿sabes donde podría bajármelo?
    Saludos,
    Laura.

    ResponderEliminar
  4. Que maravilla poder tenerlo en su lugar original, es una obra maestra de Palacios, como todo lo que hizo. Hoy quedaría perfecto en lugar del frío granito que adorna el lugar.
    No sabía que se encontraba en otro lugar, gracias por la información Jesús.

    ResponderEliminar
  5. Hola Jesús, todo esto es lamentable, ¿tu crees que lo del templete se debe a la crisis?, yo creo que no... La fuente de Callao, que era muy bonita, esta de la Red de San Luis, etc. Continua desaparición de elementos ornamentales sustituidos por NADA, qué pena.
    Precioso tu artículo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Jaime. Gracias por tu comentario. Aunque se encuentra lejos, el templete por lo menos no ha sido destruido. Dentro de lo malo, es lo menos malo, como suele decirse.

    Hola Mcarmen. Creo que has utilizado una expresión muy certera: anodino. Pasamos de enclaves con una personalidad definida, a eso, a algo anodino.

    Hola Laura y bienvenida!!! Es todo un lujo tenerte por aquí. Lamentablemente no sé cómo conseguir esa grabación. Pero te dedicaron unas palabras preciosas. Y es que tu blog lo merece.

    Hola Bélok. Cómo nos gusta soñar, pero, al final, la dura realidad del "granitazo" se impone. Por lo menos, quedamos como testigos de los hechos.

    Hola Mercedes. Acabo de leer tu artículo de la Plaza de la Independencia. Más de lo mismo. Es desolador. Estoy seguro de que la paralización del proyecto del templete no se debió a la crisis, sobre todo teniendo en cuenta que el proyecto de la réplica databa de... ¡¡1999!! Esto es, de la época de Manzano. Sencillamente se ha impuesto el estilo austero, minimalista y granítico de Gallardón, confundiendo, parafraseando tus palabras, los espacios peatonales en zonas de paso.

    Saludos a todos y muchas gracias!!!

    ResponderEliminar
  7. El templete se envió a Porriño porque el consistorio madrileño, presidido por un alcalde franquista de luces cortas, no lo quiso para la ciudad. Luego intentó recuperarse pero los de Porriño, con toda la razón, no quisieron devolverlo. Reproducirlo en este tiempo habría costado dinero, pero menos de lo que está costando reformar el palacio de comunicaciones (también de Antonio Palacios) y ponerle una cristalera a un patio que antes era calle. Y que nadie puede disfrutar salvo cuatro privilegiados con mucha pasta que lo usan para sus eventos.

    ResponderEliminar
  8. Deberían reponerlo en su lugar, porque es parte de la personalidad del Madrid moderno de la Gran Vía. De una modernidad culta y refinada, no la modernidad bárbara que nos ocupa.

    ResponderEliminar
  9. Aunque nos duela el templete es tá mejor en Porriño.Me hubiera encantado ver una replica en Madrid en vez de un cutre arbol en mitad de la Red de San Luis

    ResponderEliminar
  10. La fuente de los cisnes cambió de emplazamiento, y ahora está en la Plaza de Mariano de Cavia, en la Avda. de Reina Cristina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fuente de Mariano de Cavia no es la que estaba en la Red de San Luis,es otra parecida y del mismo escultor Gerardo Martin.

      Eliminar
    2. Efectivamente. Se trata de dos fuentes distintas, la de la Red de San Luis tenía tres parejas de cisnes y la de la Plaza de Mariano de Caviá está integrada por tres patos (identificados popularmente con gaviotas).

      Muchas gracias por la aclaración. Saludos desde "Pasión por Madrid"

      Eliminar
  11. Lo del granitazo lleva varios años que me mosquea. Algún concejal, miembro del ayuntamiento o amiguete tiene una empresa que se dedica el tema, porque en qué cabeza cabe en una ciudad arrancar los parterres para poner pavimento de granito? No sólo es más fío y triste sino que en verano el suelo refleja mucho más calor, como bien saben en ciudades como Sevilla, donde cada vez que pueden ponen plantas en la vía pública.
    ¿alguien entiende por qué quitaron los parterres de la plaza de Isabel II para dejarla de granito pelado si no es porque aguien se ha llevado una buena pasta?

    Seguid votándoles, madrileños, que dentro de poco podremos «presumir» de una capital tan «bonita» como Getafe...


    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anónimo por tu comentario, que comparto cien por cien. Saludos, Jesús

      Eliminar