jueves, 15 de julio de 2010

La iglesia del Teologado de los Padres Dominicos

Nos dirigimos a Alcobendas, donde visitamos la Iglesia de San Pedro Mártir, obra maestra de Miguel Fisac (1913-2006) e icono del proceso de modernización experimentado por la arquitectura española en la segunda mitad del siglo XX.

Se trata del templo del Teologado de los Padres Dominicos, un complejo conventual proyectado en 1955 y construido entre 1959 y 1960. Se encuentra en el kilómetro 7 de la autopista A-1, muy cerca del nuevo barrio de Sanchinarro.



Lo que más llama la atención de este edificio es su singular planta, constituida por dos hojas de parábola enfrentadas, que configuran una especie de pajarita asimétrica. Se crean así dos naves, cuyo punto focal es el presbiterio o altar mayor, ubicado en la parte más estrecha.

Miguel Fisac llegó a este diseño como respuesta a un problema de tipo espacial, que siempre se ha dado en las iglesias de los conventos y monasterios, ante la necesidad de diferenciar dos grandes áreas, una para uso de los clérigos y otra para los seglares.

La típica solución de destinar el coro a los primeros y la nave a los segundos no podía aplicarse en este caso. Debe tenerse en cuenta que se estaba edificando el teologado más importante de España, donde se iba a concentrar un elevado número de religiosos, que precisaban un espacio mucho más amplio que un simple coro.

En la propuesta de Fisac, el presbiterio se convierte en la estancia donde los dos ámbitos confluyen. Al fondo del mismo, ocupando la sección de menor superficie, se extiende la parte reservada a los monjes, mientras que la nave de uso público se ubica delante del altar, en un plano más bajo.


Fotografía aérea de Bing, en Paginas Amarillas, donde se aprecia la planta del templo.

Todo ello crea un aire muy escenográfico, que queda subrayado por la estudiada iluminación interior, conseguida a partir de la luz natural, sin duda alguna, uno de los grandes atractivos del conjunto.

El presbiterio recibe la luz directamente desde arriba, a través de un pseudo-cimborrio y de una serie de ventanales superiores, abiertos a los lados, que proporcionan una tonalidad dorada.

Esta procedencia cenital crea el efecto de que la luz cae verticalmente, deslizándose sobre el Cristo que preside el altar, realizado por Pablo Serrano (1908-1985).

La talla parece estar flotando en el aire, gracias al sugerente sistema de sujeción ideado por Fisac, consistente en unos finos cables de acero, que cuelgan del techo.




Fotografías de Moncho Rey, en Flickr.

Por su parte, las dos naves se iluminan mediante diferentes vidrieras colocadas en los muros, que filtran la luz en tonos rojos, para la zona de los clérigos, y azules, para la seglar.

La torre del campanario es otro elemento a destacar. Está formada por una estructura de hormigón abierta, de tal modo que la escalera de caracol que recorre su interior queda completamente al descubierto.

En lo alto de la torre hay instalado un adorno metálico, consistente en una maraña de hierros que envuelve una cruz.



Agradecimiento especial

Queremos agradecer a Moncho Rey que nos haya permitido publicar las fantásticas fotografías correspondientes al interior de la Iglesia de San Pedro Mártir. En Flickr podéis encontrar otras fotografías suyas.

9 comentarios:

  1. Interesantísimo como siempre Jesús. No conocía yo esta iglesia. Es curiosa en la forma, pero lo que me llama más la atención es la estructura del campanario.

    Muy bonitas las fotos del interior de Moncho Rey.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  2. No conozco la iglesia, Jesús, pero me encantaría, me parece espectacular, también me gustaría ver el Cristo de Serrano, a ver si un día voy a Alcobendas... de momento muchas gracias por tu fantástico reportaje!

    ResponderEliminar
  3. Hola Jaime y Mercedes. Gracias por vuestros comentarios. El interior sorprende, es un lugar muy recogido, con una luz muy lograda. La lástima es que no hay horarios de visita más allá de las horas de misa, que, teniendo en cuenta las características del templo, tampoco son muchas. Saludos, Jesús

    ResponderEliminar
  4. Que fuerte. Cuatas veces he pasado por la carretersa y me he preguntado por esta iglesia.Gracias

    ResponderEliminar
  5. me encanta Jesus lo hice para un trabajo de clase y es jenial ;)
    Y eso que no encontraba la página adecuada.:)

    ResponderEliminar
  6. Hola Anónimo:
    Me alegro de que te haya sido útil. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  7. necesito una imagen de una iglesia , catedral
    o capilla .

    ResponderEliminar
  8. Buenas noches, por casualidad he dado con este blog y he visto que habla del Convento de S. Pedro Mártir.
    Muy bien explicado la parte arquitectónica, tanto que parece una clase!

    En cuanto al templo, es una lástima que no haya una foto más detallada del techo que hay sobre el Cristo, ya que es fascinante ver que está confeccionado con unos tubos huecos pegados unos a otros como si de latas de conserva se tratase. Digno de verlo.

    También comentar que en la Cruz del Altar hay 2 Cristos: en el anverso está el Cristo que ven los fieles que es en relieve y en el reverso hay otro Cristo que ven los frailes que solo está pintado.

    A cualquier persona que lea este estupendo blog, le recomiendo ir a la iglesia que es una maravilla y las fotos desde luego no le hacen justicia, en parte porque como ocurre con una vidriera bien hecha es un espectáculo contemplar cómo penetra la luz del sol a traves de los vidrios de colores, cómo a través de las "latas"...

    También que visiten su página web que tiene fotos no solo del fabuloso techo de "latas" y de la Cripta, sino también del jardín del Convento (parte del cual forma parte hoy día del barrio de Sanchinarro) con su espectacular escalera de escalones al aire sin barandilla que constituía una verdadera prueba de fe subirla entera.
    Que lo disfruten, un saludo. Carmen Garrido Gil

    ResponderEliminar
  9. Hola Anónimo:
    Muchas gracias por tu comentario y, sobre todo, por el entusiasmo que transmites en relación a este edificio. Tienes toda la razón: el interior es una auténtica maravilla. Muchas veces la fotografía ayuda a "maquillar" una obra arquitectónica, perfeccionándola, pero, en este caso, es todo lo contrario. Las fotos no le hacen justicia.

    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar