lunes, 15 de noviembre de 2010

La Iglesia de San Ginés, antes y ahora (1)

Inauguramos la sección "Antes y ahora", en la que queremos mostrar la evolución urbanística y arquitectónica de los espacios públicos madrileños, a partir de documentos preferentemente gráficos.

Empezamos con la Iglesia de San Ginés de Arlés, una de las más antiguas de nuestra ciudad y también una de las más conocidas, dada su céntrica situación, en plena Calle del Arenal.

De esta parroquia se tienen referencias desde el siglo XII, si bien el edificio que ha llegado hasta nuestro días es fruto de numerosas obras de reforma, reconstrucción y consolidación. Las más importantes fueron las realizadas en 1645, que dotaron al templo de un trazado barroco, típicamente madrileño, sin descartar los trabajos ejecutados en los siglos XIX y XX, con la inclusión de nuevos elementos constructivos.

En este artículo no vamos a entrar en demasiados detalles descriptivos. Tan sólo pretendemos analizar la fotografía histórica que acompañamos, captada entre 1906 y 1914, donde puede verse el flanco septentrional de la iglesia, desde la Calle del Arenal, con un aspecto muy diferente al actual.

La iglesia, antes

Fotografía de J. Lacoste, realizada entre 1906 y 1914. Museo de Historia.

Esta imagen de principios del siglo XIX nos muestra un templo de fisonomía sorprendentemente renacentista, con abundantes motivos ornamentales, sobre todo alrededor de los vanos y en la balaustrada que recorre la parte superior, y con revestimiento de revoco en los muros.

Todo ello fue incorporado durante la remodelación de 1870, en la que el arquitecto José María Aguilar realizó una recreación plateresca, absolutamente descontextualizada, siguiendo las modas historicistas del siglo XIX.

Otro ejemplo de este tipo de intervenciones arquitectónicas lo encontramos en la Iglesia de las Calatravas (1670-1678), en la calle de Alcalá, cuya fachada barroca fue totalmente modificada durante el reinado de Isabel II, a partir de modelos renacentistas milaneses, que todavía se mantienen.

La iglesia, ahora

Fotografía tomada el 6 de noviembre de 2010.

Los añadidos neoplaterescos perduraron hasta 1956, cuando comenzó la última gran transformación que ha tenido la Iglesia  de San Ginés, con la que ésta recuperó la apariencia barroca que podemos ver en la actualidad.

Los adornos fueron eliminados, al tiempo que el revoco fue sustituido por una fábrica de ladrillo, combinada con cajas de mampostería, característica del Madrid de los Austrias.

También fue levantado un tercer cuerpo, rematado con un frontón, en la fachada de la Calle del Arenal, aunque esta pieza no puede apreciarse en las fotografías adjuntas, ya que se oculta dentro del patio que sirve de acceso.

Artículos relacionados

27 comentarios:

  1. jesús, me parece muy acertado que inicies la serie de "antes y despues". Me ha parecido muy interesante el post sobre San Gines...no todo es chocolate con churros, no?
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. En la primera foto veo algo de lo que siempre he estado enamorado. Las farolas modernistas esas que adornaban parte del viejo Madrid en esa época y que tan bien vendrían ahora.
    Suerte con esta sección, aquí tienes a uno que estará siempre pendiente de lo que publiques Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las farolas no serían modernistas. Serían fernandinas o isabelinas.

      Eliminar
  3. Hola Jesús, estupendo post como siempre. Como San Ginés fue mi parroquia toda la vida hasta que me fui del centro, aprovecho para reconocer la extraordinaria labor que el párroco José Ignacio Marín Nuñez de Prado tuvo en esa gran transformación que San Ginés experimentó desde 1956.
    Invirtió todo su patrimonio personal procedente del título nobiliario que tenía hasta que murió arruinado. Su hermano fue el arquitecto de la obra. Cada uno, en su medida, dejó este bonito legado.
    Saludos.
    Antonio

    ResponderEliminar
  4. A mi también me parece muy interesante esta comparación, Jesús. Es increíble cómo en cada época se pretende cambiar y distorsionar las cosas y luego hay que recuperarlas.
    Gracias por el post y la foto antigua, que es estupenda.

    ResponderEliminar
  5. Que transformación, nunca lo hubiera imaginado.
    Estupendo reportaje, Jesús, y la foto antigua, muy bonita.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  6. Hola José!! Gracias por los ánimos, a ver si conseguimos que esta nueva sección dé a conocer la evolución urbanística de nuestra ciudad. Un abrazo!!

    Hola Bélok! La existencia de farolas modernistas las descubrí en tu blog, viendo una fotografía antigua, creo recordar, que de la Calle de Alcalá. Es realmente una pena su pérdida. Creo que, en el futuro, se pensará lo mismo de todas las farolas que se han retirado del Paseo de Recoletos y de otras zonas históricas. Un abrazo fuerte!!

    Gracias Antonio. Sirva este post y tu comentario como un pequeño homenaje a D. José Ignacio Marín Nuñez de Prado. ¡Cuántas personas anónimas han contribuido, casi sin apoyos y con sus propios medios, a conservar y rehabilitar nuestro patrimonio! Ahí queda nuestra dedicatoria. Un abrazo sincero!

    Hola Mercedes. Es verdad lo que dices: cada época impone una moda, una tendencia, que en ese momento se cree que es la mejor, pero que luego se revisa hasta borrarla. Es la ley del péndulo. Un saludo!!!


    Hola MCarmen. Hay muchas cosas buenas que ofrece Internet. Una de ellas es la recuperación de fotografías antiguas, que, de otro modo, estarían dispersas, sin divulgar. Es fantástico. Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  7. Quienes como yo conocimos a D. José Ignacio Marín Nuñez de Prado debemos reconocer la marca que dejó en nuestras vidas y certificar el esfuerzo y el gasto monetario propio que aportó a la remodelación de la iglesia de San Ginés.

    Don José Ignacio era marqués y gastó hasta la última peseta de su patrimonio hasta quedar en la indigencia total, además se ocupó de darnos estudios gratuitos a varias promociones de niños cantores, incluyendo los libros, a los que nos facilitaba las clases de Ingreso y Bachiller Elemental (entre los 9 los 14 años) y después colocar normalmente en bancos o Cajamadrid a los que se lo solicitaban cuando podía pedírselo a alguna amistad o feligrés, a este increible ser humano y sacerdote además de humildísimo gran señor le quiero dedicar mi profundo homenaje, siempre será un referente para mí y un ejemplo a seguir de modestia y perseverancia, jamás olvidaré cómo a 12 niños de la Escolanía cada Jueves Santo, tras invitarnos a comer en su casa de la parroquia procedía a lavarnos los pies a semejanza de la última cena de Cristo con sus apóstoles.

    Como el secretario de D. Juan de Borbón contrató a la Escolanía para cantar en Lisboa la boda de la hermana del Rey, Dª Pilar de Borbón con D. Luis Gómez Acebo y aparte de pagar el viaje y la estancia para la Escolanía, D. Juan hizo un donativo, D. Jose Ignacio nuevamente dedicó a los gastos de mantenimiento de la Escolanía y la iglesia lo que recibió.

    Dios tendrá a D. José Ignacio en un lugar preferente junto a él, la dignidad que no le otorgó la Iglesia reconociendo sus enormes méritos seguro que la tiene en el cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es verdad.. también recuerdo de las buenas hostias que daba (el sapo) en pleno coro se bajaba del organo, mientras seguian cantando los niños y te atizaba una leche que sonaba en toda la iglesia, plafff !! solo por desafinar... Tambien me acuwrdo de las palizas que daban los maestros a los alumnos liandose a golpes y patadas cuando no se sabian las lecciones

      Eliminar
    2. Palizas?
      Jamás vi ni supe de ninguna paliza en la Escolanía.
      Conociendo a aquellos profesores, eso me resulta imposible de creer.

      Eliminar
  8. Gracias JCarmelo por tu comentario, que hacemos nuestro para rendir homenaje a D. José Ignacio Marín Núñez de Prado. Todos los hechos que relatas constituyen auténticas gestas, que nos provocan verdadera admiración. Es una pena que figuras tan grandes no ocupen un lugar más destacado. Gracias por contribuir a su divulgación!!

    ResponderEliminar
  9. Yo estudié San Ginés, con Don Emilio y Don Javier. Don Antonio (el sapo) nos "enseñaba a cantar" ciertamente con disciplina. No puedo decir, porque no lo he visto, ninguna paliza a ningún alumno. Si es cierto de los tirones de oreja y capones que eran "normales" para la época. Yo, y mi hermano que también estuvo allí, tenemos unos fenomenales recuerdos de aquella época que creo que nos ha marcado.
    Muchas veces hablamos y recordamos a Don José Ignacio, Don Ángel, Don Marcelino (que daba la misa de diario en 15 minutos), Don José Luis Montes actual párroco y amigo de la familia, a Ibañez y las hermanas que estaban en la sacristía...en fin para mi fueron unos años maravillosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anónimo por compartir tus experiencias y recuerdos con todos nosotros.

      Saludos cordiales, Jesús

      Eliminar
    2. Yo también estudie en la escolanía con los mismos profesores que mencionas durante 5 años y no recuerdo ninguna paliza, lo que si guardo es gratitud y buenos recuerdos de unos años que no eran nada fáciles en ningún ámbito de la vida. No sé si será vuestra época nosotros tuvimos viaje fin de curso a Galicia lo recuerdo de una forma muy entrañable, como nuestro patio de recreo y campo de futbol EL PASADIZO DE SAN GINES.

      Eliminar
    3. Gracias Anónimo. Nos gusta mucho recibir este tipo de mensajes. Un abrazo!!

      Eliminar
  10. Si señor que tiempos aquellos. Yo tambien perteneci a la Escolania de Tiples de San Gines durante 6 a 7 años y digo lo mismo, nunca vi una paliza; eso si capones tirones de orejas, de las patillas...incluso con la cachimba en la cabeza que algunas veces un maestro anterior a D. Emilio y D. Javier propinaba en mas de una ocasion. Desde luego estoy muy agradecido por la educacion recibida, eso si con gran parte de sacrificio por mi parte al igual que mis compañeros ya que cuando nuestros amigos del barrio estaban de vacaciones nosotros no, ya que teniamos que asistir a los distintos Oficios que se celebraban por Semana Santa, Bodas, Novenas, Triduos, Funerales y Misas los domingos y creo que festivos. Tambien haciamos de monaguillos os acordais. Claro a cambio teniamos los estudios gratis. Yo de viaje de fin de curso estuve en la costa del sol y estuvimos alojados en San Pedro de Alcantara y no se me olvidara nunca que estrenamos un pequeño autocar que nos llevo durante el viaje. Tambien pasamos a Ceuta. Que recuerdos. No me importaria contactar con antiguos alumnos, por lo que si alguien esta dipuesto que lo comente en el Blog. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anónimo, espero que tu llamamiento al reencuentro de antiguos alumnos sea todo un éxito. Saludos, Jesús

      Eliminar
  11. Pués si yo también estudié en esa misma época en la que con los sustanciosos cepillos de bodas, bautizos y funerales nos llevaron a San Pedro de Alcántara y Ceuta. Que recuerdos y si que me gustaría reencontrarme con aquellos compañeros de los que ya tan solo recuerdo sus apellidos( Navares, Carretero, Castañal, Ortiz, Blasón....) pero que tantas cosas aprendimos juntos (buenas y malas) en cuanto alos malos tratos creo que no eran muy diferentes a los de cualquier otro centro de esa época.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Saludos desde "Pasión por Madrid"

      Eliminar
    2. Hola Jose Luis. Por casualidad vivias por Marques de Vadillo. Yo soy Galan. Te acuerdas la que se organizo con la cucharilla de plata del Melia Don Pepe.

      Eliminar
    3. José Luis tenías también a tu hermano que se llamaba creo que Leonardo?
      Yo me apellido Ruiz, y era (y soy) de Pozuelo....

      Eliminar
  12. Puuuf... no se como pude entrar en este blogg... Vaya años aquellos de los 70s . Yo estudie en aquellos años en San Gines, tengo buenos y malos recuerdos LOS BUENOS: cuando los jueves ivamos a la piscina de invierno de Latina todo el tropel de chavales hacer gimnasia y luego el baño que cuando entrabamos todos de golpe se volvia mas azul el agua por el desteñido de esos calzones azules que llevabamos ... que recuerdos ¡¡¡ .Me acuerdo que el organista Sr Hurtado, nos llevo a cantar a un cuartel de artilleria donde nos dieron de comer unas milanesas con pure de patata " todas las que quisieras" jamas he visto tanta comida que recorria las mesas, cantamos también en los estudios Regson para la produccióm de un disco de villancicos que no se si se llego a editar, igualmente cantamos en diversas iglesias aparte de San Gines, para Galerias Preciados en Navidad, Tambien participamos en espectacuilos deportivos en San Blas creo...La Semana Santa y la procesión de las Iglesia de las descalzas donde me pude reir hasta "mearme de la risa" hasta D. Antonio se reia ... por la cancion que teniamos que cantar la letra decia asi: Eu Eu domine... Eu Eu Salvator Nostre ... y asi... se repetia y repetia al pregin del cura. A todo esto ivamos disfrazados con una expecie de tela negra que nos tapaba todo el cuerpo y una cuerda de pita a modo de corona y en la cintura, similar a los "papas griegos" que en realidad representabamos a las "virgenes" y don Antonio llevaba una expecie de armonica pequeña para afinar las voces y eso, y la pinta que llevabamos "los dos selecionados aquel dia" nos causo mucha gracia en aquella procesión . Recuerdo aquel viaje de fin de estudios a Galicia que elegia el alumno que habia vendido la papeleta preniada con el sorteo del TV portatil en B/N ese fui yo... Lo cual le comente a D Javier, que me gustaria ver la Torre de Hercules donde se partio el Urquiola un tiempo atras... don Javier , qie parecia veranear alli con su esposa, me dijo: Que habia tenido buen gusto en elegir aquel viaje de fin de estudios, muchas mas cosas buenas sucedieron en aquellos 5 años y buenas amistades. Me acuerdo de los churros que comiamos en el recreo. o de los bocatas de chorizo de Goyita y de la tienda de comestibles de la esquina, de las bolsas de recortes de formas que pediamos en aquel convento cercano al M. de San Miguel , de los bocadillos de calamares de la plaza Mayor, de los paquetes de aceitunas de los soportales etc etc LO MALO: Estabamos muy sacrificados los niños tanto los del coro,. como los monaguillos, perdiamos muchas horas de clase y de estudiar por culpa del servicio a la iglesia y si... aparte de salir con unas voces en el futuro tan buenas como cualquier buen cantante famoso e de decir que tambien padecimos la represión del antiguo regimen donde se decia en las escuelas aquello de: "La Letra Con Sangre Entra" SALUDOS A TODOS LOS COMPAÑEROS QUE ESTUDIAMOS ALLI... POR SI ME LEEIS jeje

    ResponderEliminar
  13. Hola, buscando información sobre épocas pasadas de mi vida me he encontrado con este post y quiero decir que yo también estudié en la escolanía de San Ginés y que tengo un grandísimo y buen recuerdo de D. José Ignacio y de los profesores D. Javier y D. Emilio. Me gustaría ponerme en contacto con algún antiguo compañero.

    ResponderEliminar
  14. Hola Soy JL iglesias , sería interesante crear en alguna red social un lugar de encuentro para poder recordar y comentar anécdotas de aquellos tiempos y sobre todo fotos ya que yo no tengo ninguna de aquellos 4 años. Un abrazo a todos

    ResponderEliminar
  15. Jesús Cortés Medinaa13 de enero de 2016, 21:35

    Vaya! Iba a formar un grupo de whatsap con los compañeros de la segunda promoción de la Escolanía de San Ginés y me encuentro con esto.

    Como digo, soy Jesús Cortés, de la segunda promoción y claro que tengo buenos recuerdos. Como ya han comentado, estudiamos allí, el bachiller, niños que, por nuestras circunstancias económicas, nunca hubiéramos podido hacerlo. Eso y la buena educación que nos dieron, sirvió para que siguiéramos estudiando y hoy en día, ya jubilados, casi todos, hemos tenido trabajos estupendos.

    Hace unos años, reuní a 28 chavales de entonces y cincuentones de ese año 2001 y tuvimos varias comidas de hermandad. Y más tarde, nos reunimos con la Infanta Pilar de Borbón, en su oficina, para tomar un café y recordar con ella, aquél día tan importante para ella y no menos para nosotros, como fué su boda.

    De lo que comentáis de las palizas, no puedo decir lo mismo. También es cierto que no tuvimos a D. Emilio sino a D. Javier, a D. José, a D. Antonio y a Dña angelita, la Seño!

    En fin.....que tiempos! Si algún escolán aterriza por aquí y quiere agregarme a su whatsap, que no lo dude. tel. 626635757
    Encantado y saludos

    ResponderEliminar
  16. Los de la segunda promoción nos hemos vuelto a reunir hace unos días en comida de hermandad. Lo hemos pasado muy bien.

    ResponderEliminar
  17. Yo vivía justo encima de la escolania en casa de D.Eduardo con mi padre mi madre y.el tío sacerdote
    Que trabajo codo con codo con D.José
    IGNACIO D Felipe D.Agustín curas entonces con IBÁÑEZ como sacristan
    Y los recuerdos hoy cuando paso por
    Mi casa(viví allí 21 años)se me saltan las lagrimas.Cuando paso por el callejon(que era mi portería en los partidos de futbol)paso despacito para tener más recuerdos
    Sí alguien se quiere poner en contacto mi correo es josemariav47@gmail.com
    SALUDOS A TODOS


    ResponderEliminar