lunes, 7 de febrero de 2011

El Monumento de Isabel la Católica, antes y ahora

Recuperamos la sección “Antes y ahora” comparando dos fotografías del Monumento de Isabel la Católica, una de 1900 y otra del pasado mes de enero. Esta obra, una de las más destacadas del escultor barcelonés Manuel Oms Canet (1842–1889), fue inaugurada por todo lo alto en noviembre de 1883, hace casi 130 años.

Fotografía del año 1900. Museo de Historia.

Fotografía del 23 de enero de 2011.

El monumento estuvo inicialmente en medio del Paseo de la Castellana, que, a finales del siglo XIX, se estaba configurando como una importante zona de esparcimiento. 

Tenía como vecinos dos notables construcciones decimonónicas: hacia el oeste quedaba el Colegio de Sordomudos y Ciegos (en la actualidad, Escuela Superior del Ejército) y, hacia al este, el Palacio de la Industria y de las Artes, donde hoy tiene su sede el Museo Nacional de Ciencias Naturales. 

En 1958, se decidió su traslado, ya que entorpecía la circulación de vehículos. Fue llevado unos metros más allá, para ocupar un lugar secundario, en uno de los laterales de la Castellana, con un promontorio arbolado a sus espaldas, que prácticamente lo oculta.

A pesar de su limitada visibilidad, se trata de un enclave tranquilo y cuidado, que se ha embellecido con jardines, un estanque y dos surtidores.

Con la mudanza, el pedestal original fue sustituido. De estilo neoárabe, constaba de un cuerpo central cilíndrico, en el que podían verse las armas de los Reyes Católicos y de la Villa de Madrid, y a su alrededor ocho columnillas nazaríes, dispuestas en parejas y sosteniendo los escudos de Castilla, León, Navarra y Aragón. Todo ello realizado en mármoles de distintos colores.

El pedestal actual es de planta ochavada y está hecho en piedra de granito, con lápidas de caliza en cada flanco. Sus cuatro chaflanes portan los emblemas en bronce de Castilla, León, Granada y Aragón. 

En el frontal, hay un escudo de Madrid y la siguiente leyenda: “A Isabel la Católica, bajo cuyo glorioso reinado se llevó a cabo la unidad nacional y el descubrimiento de América. El pueblo de Madrid, 1883”.

Con respecto al grupo escultórico que preside el conjunto, éste no ha sufrido transformaciones con el paso del tiempo. Está integrado por tres figuras de bronce, que representan a Isabel la Católica montada a caballo, al Gran Capitán y al Cardenal Mendoza. 

No debemos olvidar que este monumento oficialmente se denomina "La apoteósis de Isabel la Católica marchando a la realización de nuestra unidad nacional".

Artículos relacionados

14 comentarios:

  1. Hola Jesús, bonito post, me alegro de que hayas retomado esta sección, es muy interesante.
    El "promontorio arbolado" a que te refieres es el jardín del Museo de CCNN, que aunque conserva apenas algunos árboles del jardín primitivo, tiene su historia.
    Ya sabes que me encantan los jardines... y siempre salgo en su defensa :-)
    abrazos

    ResponderEliminar
  2. Pasmada debe estar doña Isabel de ver cómo ha cambiado el entorno. El paseo en el que se plantó se ha convertido en estos ciento y pico años en una vía de circulación intensa, con tantos humos y ruidos que me extraña que no haya huido la pobre.

    ResponderEliminar
  3. Hola Jesús,
    O sea, ¿que era el monumento el que entorpecía al tráfico y no al revés?. ¡Acabarán en la periferia! Con ese criterio no me extraña que roten tanto de lugar las estatuas y ya con la excusa les cambian el look.
    Ya sabes que me pirro por las comparativas, por lo que tu sección "Antes y ahora" me encanta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Mercedes!! M tienes intrigado con la historia del "promontorio arbolado". La tienes que contar en algún momento. Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  5. Hola Cecilia! Es verdad, ¡qué cambio el de la Castellana! ¡De lugar de esparcimiento a arteria principal del tráfico madrileño! Y, ya ves, ahora con todas las alertas desatadas por los niveles de contaminación alcanzados...

    Gracias y un saludo, Jesús

    ResponderEliminar
  6. Hola Manuel!! Para comparativas las tuyas, lo mío es sólo un pequeño aperitivo. Y es verdad, lo que dices: cómo cambia el sentido de las frases cuando se le da la vuelta!!!

    Gracias y un abrazo, Jesús!!

    ResponderEliminar
  7. Jesús, no tiene nigún misterio :-)
    hablé de ello un poco, lo que pasa que hace mucho tiempo, me permito ponerte el enlace:
    http://artedemadrid.wordpress.com/2009/06/23/jardines-del-paseo-de-la-castellana-i-jardin-del-museo-de-ciencias-naturales/

    ¡gracias!

    ResponderEliminar
  8. Me encantaba el antiguo pedestal. También soy un loco de las comparativas. Que razón lleva Manuel al cambiar las frases.

    ResponderEliminar
  9. Verdad, Bélok. El antiguo pedestal era muy artístico. No entiendo muy bien por qué fue sustituido. Gracias!!!

    ResponderEliminar
  10. Hola. Me encantó el post. Lo que yo no logro entender como un monumento de tan buena factura y a semejante personaje histórico, no está colocado en un lugar mucho más emblemático de la ciudad en el entorno del Madrid histórico.

    ResponderEliminar
  11. Hola Anónimo:
    Muchas gracias por tu comentario. Son cosas que pasan en Madrid: ¡cuántas esculturas de una enorme calidad tenemos diseminadas en rincones ocultos! Ésta de Isabel la Católica es un buen ejemplo.

    Gracias nuevamente. Saludos, Jesús

    ResponderEliminar
  12. Buscando información sobre Manuel Oms Canet apareció tu blog, ¡cómo no! Una pregunta: ¿sabes el parentesco existente entre este Manuel Oms y Vicente Oms, también escultor que trabajó en algunos proyectos en Madrid? Por fechas diría que son hermanos (Vicente nació en 1853 y falleció en 1885.

    Un abrazo,

    Alegra

    ResponderEliminar
  13. Hola Alegra:
    Por lo que he podido averiguar Vicente Oms (1853-1885) era hermano de Manuel Oms (1842-1889), ambos hijos de un escultor industrial, también llamado Vicente Oms.

    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  14. Fantástica escultura porque no la ponen en el centro del paseo de la castellana?

    ResponderEliminar