lunes, 9 de mayo de 2011

La sede renacentista de la FEMP
















Visitamos la sede de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), en el número 8 de la Calle del Nuncio, en pleno Madrid de los Austrias. Se trata de una antigua casa-palacio del último tercio del siglo XVI, que en el año 1987 fue restaurada y acondicionada para su actual uso institucional.

Las intervenciones llevadas a cabo en el siglo XX no han conseguido alterar sustancialmente su fisonomía original, como así se aprecia en el célebre plano de Pedro Teixeira, de 1656, donde aparece representada la fachada principal con un aspecto muy similar al que ha llegado a nuestros días.


















Así debieron ser muchas de las casas solariegas de aquel Madrid renacentista, que asumía con asombro su proclamación como capital. Aunque apenas se conservan unas cuantas, como la Casa de las Siete Chimeneas y el Palacio de los Condes de Paredes de Nava, todas ellas comparten con el viejo y desconocido caserón de la Calle del Nuncio el mismo planteamiento arquitectónico.

Por no hablar del tipo de fábrica, que queda definida por las características cajoneras de mampostería con verdugadas de ladrillo en los paramentos, herederas del mudéjar toledano, que pervivieron hasta prácticamente el siglo XVIII.



Uno de esos rasgos comunes es la presencia de uno o varios torreones, de apariencia más o menos pesada, que, posteriormente, en el siglo XVII, evolucionarían hacia modelos algo más esbeltos, con el típico chapitel escurialense. En el caso que nos ocupa, existe una única torre, que se alza robusta desde uno de los ángulos del edificio.

El palacio se levanta sobre un solar en fuerte pendiente, que condiciona todo su trazado. Su fachada principal, que da a la Calle del Nuncio, está formada por dos alturas. Éstas se elevan a tres en la fachada posterior, enfrentada a la Calle de Segovia, que, debido a lo abrupto del antiguo barranco del Arroyo de San Pedro, arranca desde un nivel muy inferior.


Fachada de la Calle de Segovia.

Pero lo que más nos llama la atención de este caserón es su patio porticado de dos pisos, toda una sorpresa para nosotros. La planta baja se cierra con columnas y capiteles de piedra de granito, mientras que la alta presenta soportes de madera.

Son tan escasos los patios renacentistas que tenemos en Madrid que su descubrimiento se ha convertido en un auténtico acontecimiento para este blog.

Entre los que se nos vienen a la memoria, podemos citar los patios existentes en el Palacio de los Condes de Paredes de Navas (Museo de los Orígenes), en la Casa de Álvaro de Luján y en el Palacio Real de El Pardo, además del majestuoso claustro de los Jerónimos. ¿Alguien conoce alguno más?


Fuente de esta imagen: FEMP.

Artículos relacionados

- Patios renacentistas
- El Palacio de Cañete y su jardín
- De vuelta al Palacio de Cañete

6 comentarios:

  1. Hola Jesús, aunque muy atareado ultimamente, no dejo de leeros. Comparto tu entusiasmo por el descubrimiento de este bonito patio. Ahi van algunos más: El italianizante del palacio de Alonso Gutierrez(después claustro principal del Monasterio de las Descalzas reales) y si vale Alcalá de Henares, los patios trilingüe y de S. Ildefonso.
    Abrazos.
    Antonio

    ResponderEliminar
  2. Hola Antonio:
    ¡Cómo se te echaba de menos! Pero se entiende perfectamente: el deber es el deber. No había caído en el claustro de las Descalzas (que, por cierto, no te dejan fotografíar), con sus bonitas columnillas y capiteles, descubiertos hace poco y pertenecientes a ese antiguo patio del palacio. Amplío la lista!!

    Muchas gracias por tu comentario y aportaciones (por supuesto, también los patios que citas de Alcalá, vayan por delante).

    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  3. Hola Jesús,
    ha pasado algo raro con este post, cuando apareció en el "reader" no funcionaba el enlace a tu blog, y cuando lo hayas publicado, no ha aparecido en el reader... total, que se me había pasado, ¡con lo bonito que es!, muchas gracias por el fantástido descubrimiento, y enhorabuena.

    ResponderEliminar
  4. Qué manía les entra a ciertas Instituciones con poner pegas a la difusión de la Cultura.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola Mingo:
    Sí, es un poco triste. No hay forma de poder fotografiar el patio. Lo mismo ocurre con la Casa de Àlvaro de Lujàn, donde ni siquiera se puede entrar. Gracias por tu comentario.

    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  6. Una idea: aquí en Aranjuez alquilan unos paramotores desde los que se pueden hacer unas fotos aéreas maravillosas, jejeje.
    Por cierto...¿esos edificios son de titularidad pública o privada? Cordiales saludos

    ResponderEliminar