lunes, 30 de mayo de 2011

El Castillo de Santiago, en Fuentidueña de Tajo

Regresamos a Fuentidueña de Tajo para visitar uno de los castillos más desconocidos de la Comunidad de Madrid y, al mismo tiempo, uno de los más grandes, aunque su estado ruinoso no permita apreciar sus auténticas dimensiones.

Ocupa un recinto de nada menos que 110 metros de largo y 50 de ancho. Para hacernos una idea, el célebre Castillo Nuevo de Manzanares el Real tiene una planta de apenas 44 por 36 metros (y ya es impresionante).

















Lamentablemente, sólo se conservan unos cuantos muros, algunos torreones y la espectacular torre del homenaje.

Tanto se destaca este último elemento arquitectónico que la fortaleza se conoce popularmente como torre. Algunos la llaman Torre de Doña Urraca, otros Torre de los Piquillos, si bien su nombre correcto es Castillo de Santiago, por su vinculación con la orden religiosa homónima.

La presencia de los Caballeros de Santiago en estas tierras se remonta probablemente al siglo XII. Su plaza fuerte en aquel entonces era La Alarilla, una fortificación de origen andalusí de la que no queda nada, que, en el siglo XIII, fue sustituida por la construcción que ha llegado a nuestros días.

El Castillo de Fuentidueña pertenecía a la Encomienda de Tajo y era dependiente de Uclés. Cumplía una función trascendental, ya que se encargaba de vigilar el paso del río. De ahí su emplazamiento en lo alto de una montaña, desde la cual no sólo se divisa la totalidad del pueblo, sino también una buena parte del valle del Tajo.

Se dice que aquí residió la reina Urraca I (1081-1126), esposa de Alfonso I de Aragón (1073-1134), llamado El Batallador. Aunque, por la fechas, debió ser en La Alarilla, ya que, en aquellos momentos, la fortificación que ocupa nuestra atención no había sido levantada.

















En el siglo XV, el castillo fue reconstruido y ampliado notablemente. Sus remozadas dependencias sirvieron de prisión a personalidades tan relevantes como el adelantado Pedro Manrique de Lara (1381-1440), Álvaro de Luna (1390-1453) y Diego López de Pacheco (1455-1529).

La fortaleza llegó casi entera hasta el siglo XIX. Durante la Guerra de la Independencia (1808-14) fue saqueada y sus piedras desmontadas para ser utilizadas en otras edificaciones. Hoy día se encuentra en estado de ruina progresiva, incluso con riesgo de desprendimientos.

Poco queda del castillo, pero los restos que han llegado hasta nosotros permiten imaginarnos su magnificencia, digna de la misión histórica para la que fue creado.

La planta es irregular, con forma de paralelogramo, claramente condicionada por la complicada orografía del terreno. Se encuentra delimitada en las esquinas por cuatro torres defensivas, cuyos lados miden aproximadamente tres metros.

Estaba rodeada parcialmente de una barrera, de la que se mantienen en pie algunos vestigios junto al flanco septentrional.



Pero lo que más llama la atención es la torre del homenaje, de 30 metros de altura y con un grosor en sus muros de 1,4 metros. Se halla en el eje de simetría del conjunto, en la fachada norte, y presenta torretas en sus ángulos.

Éstas están hechas en mampostería alternada con fajas de ladrillo, a diferencia del resto del edificio, realizado en tapial.

Fotografías de J. J. Guerra Esetena, algunas de ellas también publicadas en Wikipedia.

Artículos relacionados

- El Puente de Fuentidueña de Tajo
- El Castillo Viejo de Manzanares el Real
- El Castillo de Villaviciosa de Odón

8 comentarios:

  1. Hola Jesús,
    Qué pena da verlo es ese estado. Si no se "desviaran" tantos dineros, podríamos tener la mayoría de nuestro rico patrimonio en muy buen estado de conservación.
    A este paso, al cabo de uno o dos siglos más, las generaciones venideras se preguntarán el por qué del nombre de Castilla.
    Felicidades por el instructivo y necesario artículo. Gracias.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Manuel:
    Tienes toda la razón. A este castillo, si no se hace algo urgente, le quedan dos telediarios, pero hay otros muchos ejemplos de absoluto abandono, sin salir de la comunidad madrileña. Para muestra, el Castillo de Aulencia, en Villafranca del Castillo, con un estado ruinoso que da miedo.

    Un abrazo y muchas gracias, Jesús

    ResponderEliminar
  3. Hola Jesús,
    sí que da mucha pena pensar que lo que queda pueda desaparecer por el abandono. Hay tanta historia en esas ruinas...
    Muchas gracias por dar a conocer todo este patrimonio.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Buenos días:
    Felicidades por el blog y por este artículo en particular, pues no sabía nada de la existencia de este castillo. Es una pena su estado.

    Reciba un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  5. Hola Mercedes:
    Lamentablemente, la desaparición va a ser el sino de muchos castillos no sólo madrileños, sino de toda España. Es una auténtica pena!!

    Gracias y un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  6. Hola Anónimo:
    Gracias por las felicitaciones. Me alegro que, desde este blog, demos a conocer cosas nuevas del patrimonio de nuestra comunidad.

    Un saludo, Jesús

    ResponderEliminar
  7. Jesus, soy Jose Casado. No conozco Fuentidueña, ni por tanto, su castillo o sus restos para ser mas exactos.
    La verdad es que es una pena que no se destine mas dinero a proteger y preservar el patrimonio historico, pero ya no nos suena extraño este proceder.
    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola José:
    Veo que sigues "indocumentado", jeje. Espero que se solucionen esos dichosos problemas técnicos. Yo creo que lo de los castillos no tiene remedio: son tantos en España los que necesitan una urgente intervención que tendrían que destinarse demasiados fondos.

    Gracias y un fuerte abrazo, Jesús

    ResponderEliminar