martes, 20 de septiembre de 2011

La Marca Media: el Puente de la Alcanzorla

Volvemos a hablar de la Marca Media, una de las demarcaciones territoriales de Al Andalus, que, por su situación al sur del Sistema Central, en una zona fronteriza con los reinos cristianos, jugó un papel decisivo en la defensa de Toledo, entre los siglos IX y XI.

En la Comunidad de Madrid se mantienen en pie diferentes restos de aquel pasado militar. En diversos puntos de la sierra hay numerosas atalayas de vigilancia, muy bien conservadas, que daban la voz de alerta en las situaciones de peligro. Una excelente muestra de este tipo de edificaciones la hallamos en el pueblo de Venturada, en el Valle del Jarama.

En cambio, el estado de conservación de las ciudadelas que levantaron los musulmanes es bastante más deficiente. Varios lienzos de muralla nos informan de la existencia de Mayrit, mientras que de Alcalá la Vieja, en Alcalá de Henares, tan sólo pervive una torre albarrana, además de distintos vestigios desperdigados. Por no hablar de Calatalifa, en Villaviciosa de Odón, de la que apenas quedan unas cuantas cimentaciones.

Mucho más escondidas se encuentran las escasas huellas que han llegado hasta nosotros del camino militar que, recorriendo el piedemonte de Guadarrama y Gredos, unía lo valles del Jarama y del Tiétar, poniendo en contacto la red de atalayas a la que nos acabamos de referir.

Todo este patrimonio se completa con una serie de cinco puentes, integrados dentro de la citada ruta militar, que se distribuyen alineadamente por el norte, el noroeste y el oeste madrileño.

Los situados en los extremos del camino -uno en Talamanca, sobre el Jarama, y el otro en San Martín de Valdeiglesias, sobre el Alberche- son los que han sufrido las mayores transformaciones arquitectónicas a lo largo de la historia, hasta prácticamente hacer irreconocible su factura islámica.

En Colmenar Viejo, salvando el río Manzanares, se halla el Puente del Grajal, que también ha sido modificado con el paso del tiempo, pero, en este caso, se mantiene la estructura original.

Los puentes que mejor conservan su trazado musulmán son el del Pasadero, en Navalagamella, sobre el pequeño río Perales, y el del la Alcanzorla, sobre el Guadarrama, que es el que ocupa nuestra atención.


Fotografía  de Arqueoturismo.

El Puente de la Alcanzorla está a medio camino entre Torrelodones y Galapagar, aunque dentro del término municipal de este último pueblo. Popularmente se le conoce como el Puente Romano, pero este origen no parece del todo cierto, dadas sus proporciones, inequívocamente andalusíes.

Su tablero mide 2,8 metros de ancho, que equivalen a cinco codos rassassíes, que, junto con los seis codos, era la medida más utilizada en Al Andalus en este tipo de construcciones. El puente, además, se asienta directamente sobre la roca, otro rasgo constructivo típicamente islámico.

Su ubicación también parece informar de que estamos ante una obra musulmana. No sólo se encuentra en la dirección que seguía el camino militar que iba desde el Valle del Jarama hasta el del Tiétar, sino que, muy cerca de su enclave, se alzan otras tres construcciones andalusíes: la Atalaya de Torrelodones, la Torrecilla de Nava de la Huerta, en Hoyo de Manzanares, y el ya señalado Puente del Grajal, en Colmenar Viejo.


Postal de los años setenta del siglo XX.

En cualquier caso, no deben descartarse completamente las vinculaciones romanas que recoge la toponimia popular. Recientemente se han descubierto restos de una calzada de principios del siglo III en el municipio de Galapagar, con lo que puede entenderse que pudo haber un puente anterior.

El que ha llegado a nuestros días debió sustituir a aquella primitiva estructura. Se edificó en un momento indeterminado entre los siglos IX y XI, cuando la población islámica procedió a la fortificación de la Marca Media, si bien algunos historiadores concretan algo más y sitúan su fundación durante el califato de Abderramán III (891-961).

Con todo, las primeras referencias escritas de su existencia no aparecen hasta 1236, cuando el rey Fernando III el Santo (1199-1252) lo cita en un documento en el que pide ayuda para recuperar la ciudad de Córdoba, a cambio de unas tierras localizadas entre Galapagar y Hoyo de Manzanares.

Del Puente de la Alcanzorla únicamente sobreviven los estribos y el arco de medio punto sobre el que se sostenía el tablero. La fábrica es de piedra de granito, con sillares en las dovelas y mampostería en los restantes elementos conservados.


El puente en una postal antigua.

Artículos relacionados

La serie "La Marca Media" consta de estos otros reportajes:
- La Muralla de Buitrago del Lozoya
- La Atalaya de Venturada
- El puente musulmán del Grajal
- ¿Atalaya islámica o torre cristiana?
- El Parque de Mohamed I, casi listo

10 comentarios:

  1. Guau! Jesús, ha sido alucinante! La Marca Media, la habia oido nombrar en algun libro, pero la mayoria de esos lugares que mencionas, no los conozco, ni los habia oido nombrar.
    Es un post genial.
    Enhorabuena y un abrazo.

    José Casado

    ResponderEliminar
  2. Hola Jesús,
    Yo también voy a tener que dar un "ladrido", como José. ¡Guau!, qué fantástico estudio sobre la Marca Media y vaya tesina sobre el Puente de la Alcanzorla.
    Sólo conocía el del Pasadero, pues hice una caminata siguiendo la ruta de los seis molinos harineros junto al río Perales, que aconsejo visitar.
    Felicidades por el estudio. Gracias mil.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante entrada, la verdad es que no conocía este puente tan bonito. A ver si puedo ir a contemplarlo un día. La foto en blanco y negro me gusta mucho. La reciente me recuerda a los puentes romanos de la calzada de Cercedilla y que tanto conozco de hacer senderismo por la misma.
    Gracias por la información.
    Saludos señor apasionado.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena Jesús, eres un gran estudioso, y el resultado son artículos interesantísimos.
    gracias!

    ResponderEliminar
  5. Hola José:
    Muchas gracias por tus palabras. La verdad es que los restos andalusíes que tenemos en Madrid me fascinan!!!

    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  6. Hola Manuel:
    Pues a mí me pasa al revés. Justamente el que no conozco es el Puente del Pasadero, que creo es más pequeñito que éste, aunque también con un arco como único elemento conservado.

    Gracias y un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  7. Hola Juan:
    El puente es muy bonito y, además, se encuentra en un paraje protegido por el Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama. Pese a ello, el paraje está algo degradado, con urbanizaciones a pie del río y con un acceso un tanto complicado, por tal motivo.

    Muchas gracias y un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  8. Hola Mercedes,
    Muchas gracias por lo que dices, pero creo que es inmerecido. Viniendo de ti, es todo un lujo!!!

    Un fuerte abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  9. Pensamos que la conocemos y sin embargo, cuantos rincones de Madrid nos quedaran por descubrir.
    Interesante artículo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Bob:
    Bienvenido!! Muchas gracias por tu comentario. Es cierto, hay un montón de rincones, fuera de las grandes rutas turísticas, por descubrir.

    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar