lunes, 26 de marzo de 2012

Colegio El Porvenir

Buscando los lugares menos conocidos de nuestra ciudad, llegamos a la Calle de Bravo Murillo, donde se encuentra el Colegio El Porvenir, un bello edificio de ladrillo de finales del siglo XIX.



Se trata del primer centro de enseñanza evangélica que se creó en nuestro país. Fue inaugurado el 31 de octubre de 1897, coincidiendo con el Día de la Reforma, una festividad de gran tradición en diferentes comunidades protestantes.

Su fundador fue Federico Fliedner (1845-1901), un pastor, teólogo y humanista alemán que llegó a España a la edad de 24 años, para divulgar la doctrina luterana.

El Colegio El Porvenir fue pionero, junto a la Institución Libre de Enseñanza, en la educación mixta. En sus inicios fue tanto un internado como un externado de formación secundaria, donde llegaron a cursar estudios entre 200 y 350 niños, pertenecientes, en su inmensa mayoría, a familias humildes.

La construcción del centro estuvo plagada de dificultades. A la escasez de fondos se añadió la férrea oposición de la clase política, que -pese a que la libertad de culto llevaba varios años reconocida en España- era especialmente reticente a este tipo de iniciativas, tan alejadas de la órbita católica.


Postal del año 1904.

Fliedner consiguió salvar esta resistencia, gracias a la relación de amistad que le unía con Antonio Cánovas del Castillo (1828-97), por aquel entonces Presidente del Consejo de Ministros, y también con el Conde de Romanones, alcalde de Madrid en 1894 y en 1897.

Tampoco fue fácil encontrar un arquitecto español que aceptara levantar una escuela evangélica, pues se entendía que una obra de estas características podía comprometer futuros encargos.

Finalmente, el proyecto recayó sobre Joaquín Kramer Arnaiz, de origen alsaciano, a quien los madrileños debemos el Hotel Asturias (1908) y el Pabellón Soler (1909), de la Institución Libre de Enseñanza, entre otras edificaciones.

Kramer hizo los planos en 1894. Por expresas indicaciones políticas, evitó que el colegio tuviese apariencia de institución religiosa, a diferencia de los centros escolares católicos surgidos en la época, fácilmente identificables como tales.

De ahí el singular aspecto del edificio, más parecido a un gran hotel o a un palacio que a un colegio propiamente dicho. Nada hace pensar que, detrás de sus muros, se extienden aulas, despachos, dependencias administrativas e, incluso, una iglesia.

Su estilo es ecléctico. Aparecen rasgos característicos de la arquitectura palaciega de la Europa continental, como la disposición escalonada de las fachadas, que se combinan con cubiertas abuhardilladas de pizarra, típicamente parisinas, o con elementos neogóticos.



Pero también hay una evidente conexión con el neomudéjar madrileño, corriente que, en aquellos momentos, estaba en pleno auge, sobre todo en los nuevos barrios de los ensanches. Su tipo de fábrica, con claro predominio del ladrillo, es toda una declaración de intenciones en este sentido.

En 1928 se procedió a la reforma y ampliación de las instalaciones, trabajos que corrieron a cargo de Pedro Farros y Velasco.

En la actualidad, el colegio continúa con su actividad de formación, al tiempo que sirve de sede a la Fundación Federico Fliedner.

25 comentarios:

  1. Hola Jesus. Bonito edificio de ladrillos, con ese estilo mudejar tan caracteristico y tan curioso resulta hou en dia.
    He pasado por la puerta muchas veces, pero no he sabido nunca lo que realmente era.
    Gracias por la información

    ResponderEliminar
  2. Hola Jesús, he llegado a la conclusión de que no conocía este curioso edificio porque siempre he recorrido ese tramo de calle en coche y a toda velocidad. He visto que Joaquin Kramer también intervino en el proyecto del Lázaro Galdiano. Gracias por descubrirnos un edificio de estilo tan flamenquizante en Madrid.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ni idea de este edificio, al que incluso le veo un ramalazo de modernismo. Un edificio realmente tenebroso si estuviera rodeado de niebla y tormenta al anochecer. Por la foto, parece que haya sido restaurado hace poco.

    ResponderEliminar
  4. Hola Jesús, esa zona no la frecuento mucho pero es muy interesante. Tu descripción de este edificio, como siempre, completísima, muchas gracias!

    ResponderEliminar
  5. Hola Jose:
    Todo un descubrimiento, verdad? Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola Antonio:
    Para mi tambien fue una sorpresa. Ahora que todavia no han brotado los arboles, se le puede ver, pero cuando los arboles estan frondosos, pasa desapercibido, a coche e incluso andando.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  7. Hola Belok:
    Es verdad, me imagino alli a los internados... que miedo!!! Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo estuve en los años 1.97......y fue fantástico,a mas de uno le hubiera gustado haber estudiado en ese colegio,yo desaproveche mi oportunidad

      Eliminar
    2. Gracias Anónimo, por compartir tus experiencias con nosotros. Saludos desde "Pasión por Madrid"!!!!

      Eliminar
  8. Gracias Mercedes. Entre todos, vamos descubriendo las sorpresas (y todavia quedan muchas) que nos depara nuestra ciudad.

    Un abrazo, Jesus

    ResponderEliminar
  9. Que bonito, Jesús. No lo conocía. Gracias!
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  10. Hola Jesús,
    Me encanta el edificio. Menos mal que vivimos en un país aconfesional, que si no...
    Le he fotografiado detalles en varias ocasiones pero nunca me he interesado por su origen. Gracias a vos queda aclarado...y muy bien.
    Felicidades. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. http://www.youtube.com/watch?v=SqUUm72rzbA
    El cole!

    ResponderEliminar
  12. Hola Mcarmen:
    Muchas gracias. Un abrazo muy fuerte, Jesús

    ResponderEliminar
  13. Gracias Manuel. Ya sabía yo que a tu cámara no se le escapaba un edificio como éste, tú que siempre estás mirando "hacia arriba".

    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  14. Hola Juan Carlos:
    Gracias por el vídeo de "tu cole" y felicitarte por lo precioso que es.

    Un saludo, Jesús

    ResponderEliminar
  15. Buenas:
    Creo que convendría añadir otros datos. Efectivamente, hasta 1939 no era el único colegio Evangélico en Madrid. La misma familia Fliedner había instaurando otro en el número 25 de la calle Calatrava. Se llamaba el colegio de la Esperanza. Tambien disponia de Iglesia, jardines y era una belleza. Estéticamente, era del estilo del hospital homeopático de Eloy Gonzalo. Una belleza. Curiosamente la Iglesia apenas era visible desde el exterior porque la norma de finales de XIX que permitía los distintos credos, limitaba que éstos se practicasen con mucha ostentosidad por lo que tanto la Iglesia del colegio fundado en la calle Calatrava como la de El Porvenir no se destacaban desde el exterior.
    Al final de la Guerra Civil, la educación no católica no se permitió por lo que el colegio de la Esperanza se desmanteló. No así la práctica de credos no católicos que, en contra de lo que mucha gente cree hoy, si continuaron permitidos durante el régimen de Franco.
    Así, tanto en la Iglesia de El Porvenir como en la Evangélica de Calatrava se pudo durante esos 40 asistir al culto protestante sin ningún problema cada domingo.
    La docencia en El Porvenir, se siguió impartiendo, de un modo un tanto "soterrado". O sea, los profesores eran todos los protestantes y los alumnos en su inmensa mayoría seguían dicho credo pero todos intentaban atenerse a las directrices del Ministerio de entonces para no crear problemas.
    Nunca se cerro.
    Muchas gracias, Maz

    ResponderEliminar
  16. Gracias Maz. Aportas una información valiosísima, que desconocía por completo. No sabía nada acerca del colegio de la calle Calatrava.

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  17. He ido a este colegio desde los 3 años hasta los 13, no recuerdo las fechas pero mas o menos desde 1989 hasta 1999, puedo decir que este colegio a pesar de ser protestante y que muchos de sus profesores lo eran, en ningun momento nos intentaron inculcar ninguna doctrina como hacian en otros colegios de monjas o curas que habia en el barrio, era un colegio donde podia ir cualquier niño y ser respetado por los profesores independientemente de las creencias religiosas de los padres, los mios son ateos.

    Este colegio era de los pocos que habia por el barrio o incluso por madrid que su patio era de arena, en donde de pequeños jugabamos a las canicas o chapas, donde en invierno cuando llovia llegabamos llenos de barro a casa, donde su gran jardin nos dejaba jugar al futbol o al escondite detras de su gran vegetación.

    Todavia recuerdo de pequeño escavando en el patio podias encontrar balas y trozos de metralla de bombardeos que durante la guerra civil descargaron alli las tropas franquistas.

    Este colegio tambien sirvió como refugio en los bombardeos de la guerra civil, en su fachada se pueden ver impactos de bala.

    Junto a el patio del colegio estan las cocheras del metro, cuyos terrenos fueron expropiados al colegio en la decada de los 40 para construir las cocheras, ahora creo que les van a ser devueltas.

    ResponderEliminar
  18. Hola Anónimo:
    Muchas gracias por compartir con nosotros tus recuerdos. Y me sumo a ese club (casi exclusivo) de niños que han jugado en patios de arena. ¡Dónde va a parar!

    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  19. HOLA.
    YO FUI UNAS DE LAS INTERNAS DEL COLEGIO,DESDE 1973 HASTA EL 1979,FUE LA ÉPOCA MÁS BONITA DE TODOS LOS QUÉ ESTUVIMOS ALLÍ.
    TODOS APRENDIMOS MUY BUENOS VALORES, GRACIAS A LOS PROFESORES, Y PERSONAL DE CUIDADOS DE TODOS NOSOTROS.
    HOY TODOS LOS QUE ESTUVIMOS DESPUÉS DE MUCHOS AÑOS HEMOS VUELTO A ENCONTRARNOS CON MUCHA EMOCIÓN, RECORDAMOS NUESTROS AÑOS VIVIDOS EN EL PORVENIR.
    GRACIAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo(a):
      Gracias por tu comentario y por compartir con nosotros tus experiencias. Un saludo cordial!!!

      Eliminar
    2. Yo estudie del 75 al 82

      Eliminar
  20. Buen reportaje, falta añadir que Franco expropio casi todos los terrenos de este colegio, donde ahora se sitúan las cocheras del metro por el simbólico precio de 1 peseta... por cierto, no ha habido intención nunca de devolver este patrimonio a los protestantes, ¿Por que será?

    ResponderEliminar
  21. Hola Anónimo:
    Muchas gracias por tu comentario y por tus aportaciones, que ahí quedan, tanto a un nivel informativo como reivindicativo. Las expropiaciones y apropiaciones indebidas del franquismo es otra de las grandes asignaturas pendientes de la democracia española.

    Gracias nuevamente y un saludo muy cordial. Jesús

    ResponderEliminar