lunes, 10 de diciembre de 2012

La iglesia gótico-mudéjar de Humanejos

Genaro Pérez Villaamil (1807-1854) está considerado como el principal pintor paisajista del romanticismo español. Además de innumerables cuadros, hizo las ilustraciones del libro España artística y monumental, todo un clásico de la literatura de viajes, que se publicó por fascículos entre 1842 y 1850.



Gracias a esta obra, descubrimos la existencia de una iglesia gótico-mudéjar, lamentablemente perdida, en las cercanías de Parla. Estuvo en Humanejos (o Umanexos, según otras grafías), una aldea del antiguo Concejo de Villa y Tierra de Madrid, cuyo origen se remonta probablemente al siglo XI o XII, cuando los cristianos repoblaron la actual provincia madrileña.

A mediados del siglo XIV, este pequeño núcleo de población estuvo a punto de desparecer como consecuencia de la peste negra. Durante el reinado de los Reyes Católicos, vecinos llegados de Parla, Pinto y Torrejón de la Calzada lograron revitalizarlo.

Sin embargo, el lugar no consiguió mantenerse mucho tiempo más. Un documento de 1651 refleja que, entonces, solamente tenía tres habitantes y otro de 1701 da cuenta de su total despoblación.

A pesar de su irrelevancia demográfica, Humanejos se había dotado con una impresionante iglesia, a juzgar por la litografía de Villaamil, en la que se nos muestra un templo incompleto, únicamente con su cabecera y el tramo presbiterial.

La proporción de los personajes retratados en el dibujo permite afirmar que se trataba de un edificio de grandes proporciones. Pero lo que más llama la atención es la notable calidad artística de la traza, con una sucesión de arcos polibulados, ventanas góticas y arcos apuntados de herradura rodeando el ábside y un espléndido arco triunfal, con dovelaje bicolor, al gusto califal, en el presbiterio.



Por su situación a unos cuatrocientos metros del antiguo Camino de Toledo, la iglesia se convirtió en un punto de encuentro de los múltiples viajeros que pasaban por esta ruta. Esto aceleró su deterioro, aunque también cabe imaginar que fuese objeto de un intenso expolio, sobre todo a raíz de la difusión de la lámina de Villaamil en los años cuarenta del siglo XIX.

En el siglo XX sólo quedaban en pie unos cuantos muros, que desaparecieron totalmente cuando, en la década de los ochenta, se levantó la actual Autovía de Toledo (A-42).

Se desconoce en qué momento la iglesia pudo ser erigida, si bien, por su estilo y tipología, cabe entender que fue en los siglos XIV o XV. Ésta es la hipótesis que defiende José Antonio Mateos, historiador y Cronista Oficial de Parla, en cuyo término municipal se encuentra el despoblado de Humanejos.

También es posible que fuera construida sobre un templo anterior, como sostienen algunos autores, al considerar que su advocación, los Santos Justo y Pastor, fue muy recurrente al sur de la actual Comunidad de Madrid durante la Reconquista.

10 comentarios:

  1. Hola Jesus. Buena investigación, que sin la lamina, posiblemente hubira quedado ignorada por la mayor parte de la gente.
    En fin, una pena que no haya llegado a nuestros dias, tenia una planta imponente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José:
      Afortunadamente Pérez Villaamil pudo dibujar la iglesia y, gracias a él, sabemos algo de ella. ¡Cuántos monumentos habrán desaparecido sin percatarnos de su existencia!!

      Un abrazo y muchas gracias, Jesús

      Eliminar
  2. Hola Jesús:
    Este tipo de documentos son valiosísimos, por si mismos, y por la enorme información que dan. Enhorabuena por el artículo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio:
      Pérez Villaamil dejó constancia de un montón de monumentos españoles, con gran fiabilidad. Cabe entender que, en el caso de la iglesia de Humanejos, fuese igual de riguroso.

      Gracias y un abrazo, Jesús

      Eliminar
  3. Gracias a ti podemos conocer esta Iglesia,sin tú sagacidad y buen hacer por dárnosla a conocer,esto nos hubiera pasado desapercibido.
    Creo según el dibujo que no se llegó a terminar,demasiados hierbajos en el tejado,si hubiese tenido cubierta no tendría tantas plantas.
    Un saludo de G.M.P.,sigue así por favor,me gustan mucho tus reportajes.

    ResponderEliminar
  4. Hola Jesús,
    Espectacular dibujo. Lo que me resulta sospechoso es que se empleara tal derroche arquitectónico erigiendo tan fantástica construcción en una "aldea" semidespoblada. Si no fuera por la credibilidad de Villaamil, diría que fue una elucubración del ilustrador.
    Un abrazo...sabueso.

    ResponderEliminar
  5. Hola G.M.P.:
    Muchas gracias por tus palabras (excesivas). Los méritos son de José Antonio Mateos, historiador y Cronista Oficial de Parla, a quien debemos una detallada investigación de Humanejos y de su iglesia.

    No había pensado en esa posibilidad (que no se terminase el templo). Siempre había dado por hecho que se había arruinado. Pero tu hipótesis resulta muy verosímil.

    Muchas gracias y un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  6. Hola Manuel:
    ¿Verdad que es rarísimo? Una aldea miserable, que estuvo a punto de desaparecer en varios momentos de la historia y que finalmente desapareció... con una iglesia impresionante!!!

    En fin, confiamos en el rigor de Genaro Pérez Villaamil.

    Gracias por tu comentario. Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  7. Hola Jesús, es increíble,
    me ha pasado lo mismo que a Manuel, que mientras leía me ha parecido una fantasía, parece mentira que existiera algo así... pero no hay porque dudar, tienes razón.
    Aún me ha asombrado más que quedaran restos hace tan relativamente poco tiempo.
    En fin, gracias por contarlo, es precioso, y una pena que no se conserve.

    ResponderEliminar
  8. Hola Mercedes:
    Gracias a ti. Resulta sorprendente, pero no parece descabellado, considerando las fuentes (no sólo el dibujo de Pérez Villaamil, sino también un montón de documentos).

    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar