lunes, 5 de agosto de 2013

El río Manzanares, según Eugenio Lucas Villaamil

Eugenio Lucas Villaamil (Madrid, 1858-1918) es uno de los pintores españoles menos conocidos del siglo XIX, a pesar de lo ingente de su producción. Nació en Madrid, hijo de Eugenio Lucas Velázquez (1817-1870) y nieto de Genaro Pérez Villamil (1807-1854), ambos prestigiosos pintores, aunque su obra queda muy lejos de la calidad artística de éstos.

No obstante, supo suplir esta carencia especializándose en imitaciones goyescas, con las que consiguió ganarse una clientela de tipo medio. De sus manos surgieron numerosas estampas costumbritas, la mayor parte de ellas ambientadas en Madrid, que destacan por su vivaz colorido y su pincelada suelta.


La Pradera de San Isidro.

Como escenario de las principales fiestas y celebraciones madrileñas, el Manzanares no podía faltar en su obra. El río hace acto de presencia en varios cuadros, aunque nunca como motivo central, sino como un elemento escenográfico más, supeditado a la escena que se está mostrando.


Fiesta campestre.

En muchas de sus pinturas los personajes aparecen ataviados con vestimentas dieciochescas, al más puro estilo de Goya. Eugenio Lucas Villaamil no solo se apropia de los majos y manolos que el genio aragonés inmortalizó en sus cartones, sino que también parece imitar sus modelos compositivos.


Merienda con personajes goyescos.

Al final de su carrera, fue descubierto por el mecenas José Lázaro Galdiano (1862-1947). Bajo sus órdenes, estuvo trabajando en el Palacio de Parque Florido (actual Museo Lázaro Galdiano), en la Calle de Serrano. A él se deben las pinturas murales que decoran los techos de este edificio.


Un día de fiesta en la Pradera de San Isidro con la ermita al fondo.

Artículos relacionados

4 comentarios:

  1. Hola Jesús,
    Aunque personalmente no me entusiasma ni la técnica ni la temática, reconozco el mérito de este pintor costumbrista, incluso su posible influencia posterior y su amor a Madrid y su rio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio:
      Tampoco a mí me entusiasma e, incluso, algunos de los cuadros que he incluido parecen cromos o estampitas. Pero creo que es un buen documento, que nuevamente avala la cantidad de piezas literarias, pictóricas o fotográficas que existen del pequeño río de Madrid.

      Un abrazo, Jesús

      Eliminar
  2. Hola Jesús, otro capítulo de esta estupenda serie dedicada al Manzanares, dando a conocer otro pintor no muy conocido, gracias por contarlo!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mercedes. Ése es nuestro objetivo, llegar a lo más recóndito. Poco a poco van a apareciendo hasta los más humildes pintores.

      Un abrazo, Jesús

      Eliminar