lunes, 2 de septiembre de 2013

Panorámicas madrileñas de Lebbaus

Reproducimos cinco fotografías de Lebbaus, realizadas en los años treinta del siglo XX, que nos muestran diferentes perfiles de nuestra ciudad. Más allá de su interés documental, que es mucho, hay un innegable valor artístico en estas panorámicas, fruto de una concepción marcadamente pictórica.

El autor utiliza un lenguaje que nos recuerda a la pintura del romanticismo. El recurso a perspectivas amplias y la densidad de las imágenes le permiten crear una atmósfera de ensoñación, casi enigmática, muy cercana a los postulados de los paisajistas decimonónicos.

Pero también encontramos influencias de Francisco de Goya (1746-1828), en la fuerza que alcanzan los cielos madrileños dentro de la composición. Es el caso de esta vista de julio de 1935, donde aparece nuestra célebre cornisa, engullida por una poderosa tormenta.



En esta otra fotografía, realizada también en el citado año, puede verse la fachada occidental del Palacio Real y la cúpula de San Francisco el Grande. Llama la atención la arboleda que figura en primer término, con especies típicas de jardines, como cipreses, cedros y palmeras. ¿Podría tratarse de alguna de las quintas de recreo de Carabanchel, hoy casi desaparecidas?



La siguiente panorámica corresponde igualmente a 1935. Pudo ser captada desde la Casa de Campo y en ella podemos reconocer la enorme mole del Edificio de Telefónica, además del Palacio Real, nuevamente bajo la amenaza de una tormenta.



En esta otra fotografía vemos el centro de Madrid en 1935, con la Gran Vía en primer término y el Parque de El Retiro como telón de fondo. Entre los edificios que sobresalen, reconocemos el Círculo de Bellas Artes y el Ministerio de Educación, ambos en la Calle de Alcalá, además de la antigua sede de la Unión y el Fénix, en la Calle de la Virgen de los Peligros.



Y terminamos en 1930 con esta vista de Madrid tomada desde las Ventas del Espíritu Santo. Un cielo nublado envuelve un abigarrado caserío, en el que se destaca sobremanera la Plaza de Toros Monumental, cuando aún no había sido inaugurada. Todo ello enmarcado por la imponente silueta de la Sierra de Guadarrama.

8 comentarios:

  1. La última fotografía,es posible que corresponda el caserío que se ve en primer termino a un cuartel de la Guardia Civil,era de caballería,la única carretera que cruzaba el Arroyo Abroñigal,estaba frente a ese cuartel e iba hasta la Elípa,hoy a esa altura hay un puente.
    En frente está el piruli de T.V.E.
    Muchas gracias por las fotos,un saludo de G.M.P.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola G.M.P.
      Compruebo que dominas la zona. Supongo que el cambio que ha dado habrá sido tremebundo. Confieso que, para mí, toda esta parte es desconocida.

      Un abrazo, Jesús

      Eliminar
  2. Hola Jesús,
    Menudas cuatro fotos, son auténticas obras de arte. Felicidades por la descripción tan inspirada que haces de ellas. Si las tres primeras utilizan recursos románticos y goyescos, la cuarta, con la sierra de fondo, tiene algo del celaje velazqueño.
    Gracias por enseñarnos estas geniales obras de Lebbaus.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio:
      Gracias por tus palabras. Lo bueno de estas fotos es su concepción pictórica. Románticos, Goya, Velázquez... el cielo de Madrid ha inspirado a muchos.

      Un abrazo, Jesús

      Eliminar
  3. Hola Jesús, ¡ya echábamos de menos tus posts!, aunque me alegra ver que has debido disfrutar unas buenas y merecidas vacaciones.
    Tu análisis de estas un poco inquietantes pero bellas fotos es magnífico, felicidades. ¡Y muchas gracias!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mercedes:
      Yo también os echaba de menos, pero ¡¡se está tan bien de vacaciones!! Tienes razón con lo del toque inquietante de las fotos, pero creo que eso aún les hace más hermosas.

      Un abrazo, Jesús

      Eliminar
  4. Hola Jesús. Que vamos a decir del cielo de Madrid. En estas añejas imágenes lo vemos en todo su apogeo, y eso que son en blanco y negro!
    Gracias por recuperar estos retazos de historia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José:
      Gracias. Y es que el autor supo captar lo mejor de Madrid, su cielo. Un abrazo muy fuerte, Jesús

      Eliminar