lunes, 17 de febrero de 2014

El Puente del Descalzo

Nos dirigimos al Puerto de la Fuenfría, en Cercedilla, que, desde tiempos remotos y hasta la apertura del Puerto de Navacerrada a finales del siglo XVIII, fue el paso principal de esta parte de la Sierra de Guadarrama.



Aquí se encuentra el Puente del Descalzo, que salva el Arroyo de la Fuenfría. Aunque siempre se le ha atribuido un origen romano, investigaciones recientes, culminadas en 2006, han concluido que fue levantado en el primer tercio del siglo XVIII, al igual que la calzada pavimentada con losas de granito que recorre el puerto, de la que también se decía que era romana.

Esto no significa que, en esta zona montañosa, no existan restos de una vía romana, como siempre han defendido los expertos. Solo que no se trata del camino empedrado que acabamos de señalar, sino de uno de tierra que transcurre muy próximo, cuando no superpuesto o solapado.

Está más que documentado que la Vía Antonina, también denominada Vía XXIV, pasaba por la Fuenfría. Fue construida en el siglo I de nuestra era para unir Emérita Augusta (Mérida) con Caesar Augusta (Zaragoza), aunque no con losas, como se creía, sino con una mezcla de arena y piedras sueltas.

Se conservan varios tramos en el término municipal de Cercedilla, cuyo trazado ha sido convenientemente rehabilitado por la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid. No así el pavimento, que, dada la fragilidad de la fábrica original, no ha podido recuperarse.



Volviendo al puente que ocupa nuestra atención, fue realizado probablemente en 1728, como una de las infraestructuras de la calzada que el rey Felipe V mandó levantar para facilitar el acceso al Palacio de La Granja, su residencia favorita.

Situado en un punto de coincidencia con la calzada romana, es posible que se reutilizasen los materiales del puente que los romanos edificaron para cruzar el Arroyo de la Fuenfría. Sin embargo, no se han hallado restos que confirmen la existencia de esta primitiva obra.

El Puente del Descalzo está hecho en mampostería, con piedras trabadas entre sí con mortero de cal. No descansa exactamente sobre un arco, sino sobre una prolongada bóveda de cañón, que permite soportar un amplio tablero y aumentar significativamente la anchura de la calzada que pasa por encima.



Con todo, su mayor singularidad es el esviaje de la bóveda, que aparece inclinada con respecto al cauce del río, con objeto de suavizar los quiebros de la calzada. Este rasgo ha sido uno de los más concluyentes a la hora de determinar el origen del puente, ya que los romanos no solían recurrir a este tipo de soluciones.



El del Descalzo no es el único puente de la zona, pero sí el más célebre. Los puentes del Reajo, de la Venta y de Enmedio son también construcciones borbónicas, que hasta ahora se tenían como romanas.

10 comentarios:

  1. Buenas noches Jesús,

    Maravilloso puente y tu post, una delicia. Siempre me sorprende como la tradición ha estado presente durante tanto tiempo y se considere un objeto del XVIII nada más y nada menos que ¡romano! sin duda la importancia de salvar desniveles como éste en aquellos momentos, hacen que los lugareños quieran darle el máximo respeto e importancia posible y, por eso, lo adjudiquen a tiempos romanos.

    ¿Hay más pedacitos de arte romano en la zona (pero romanos auténticos, no del XVIII)?

    Un saludo y felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo Castellano:

      Gracias por tu comentario. Muchos de los "puentes romanos" españoles solamente lo son en el nombre y, en el mejor de los casos, son de origen "románico". Pero, en este caso, la confusión no proviene tanto de la tradición, como de los propios expertos, que durante decenios sostuvieron que la calzada empedrada de la Fuenfría era romana y, por tanto, todas las obras asociadas a ellas. Es verdad que, en los últimos años, surgieron voces que ponían en cuestión la "romanidad" de los puentes (eran demasiado anchos, presentaban esviajes, algunos tenían contrafuertes...) hasta que, en los años noventa, con trabajos culminados en 2006, los arqueólogos de la Comunidad de Madrid concluyeron que tanto los puentes como el camino empedrado eran borbónicos. Pero, bueno, la calzada romana también está ahí, aunque se trate solo de un camino de tierra.

      Un abrazo, Jesús

      Eliminar
  2. Hola Jesús,
    Gracias por dar a conocer este puente tan especial que no conocía. ¡Y en un día tan frío! No es de extrañar lo que señala Anónimo Castellano sobre la adjudicación de infraestructuras a época romana en esta zona teniendo en cuenta los numerosos restos que hay de la calzada XXIV desde Las Rozas hasta el lado segoviano de la sierra y algún diverticulum ya localizado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Antonio:
    Gracias por tu mensaje. Los términos municipales de Collado Mediano, Galapagar... están llenos de vestigios de la Vía Antonina e, incluso en Galapagar, se ha recuperado/reconstruido un tramo de unos 200 metros de esta calzada romana. Y, por supuesto, también el Valle de la Fuenfría, donde, además de la calzada romana, hay caminos medievales, borbónicos, caminos del siglo XX (la carretera de la República, el camino Schmidt...), etc., muchos de ellos coincidiendo o solapándose en algunos tramos.

    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  4. Hola Jesús, ¡ya echaba de menos "tus puentes"! este es precioso, tus fotos así lo demuestran, debió ser un paseo maravilloso.
    Y muy interesante todo lo que cuentas, un tema para mí bastante desconocido. Enhorabuena.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mercedes:
      Toda el entorno de la Fuenfría es precioso. Es un paseo delicioso, incluso en invierno. Te animo a que vayas por ahí, merece la pena.

      Un abrazo, Jesús

      Eliminar
  5. Buenas tardes, Jesús:

    Posiblemente la mejor característica que tiene la Historia es que está viva, es decir, que se presta a nuevas interpretraciones, a que personas que provienen de diferentes tiempos y contextos aporten su punto de vista.

    La teoría que hoy nos descubres es interesantísima. Menuda coincidencia que por esos caminos transitase la vía Antonina y muchos siglos más tarde, parte de los Caminos Reales de Felipe V.

    Muy buen reportaje. Felicidades. Que tengas una buena tarde,


    Manuel Fernández Luccioni
    Los Laberintos del Arte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manuel:
      Es verdad. Resulta increíble ver cómo los investigadores y expertos cada vez afinan más con los datos, documentos y vestigios históricos. Lo de los puentes de la Fuenfría fue una auténtica sorpresa, y es que estaba muy aceptado entre la comunidad científica que tenían un origen romano.

      Una abrazo, Jesús

      Eliminar
  6. Cada día me gusta más tu blog,es impresionante la cantidad de datos que nos aportas.Muchas gracias por tú trabajo.
    Un saludo de G.M.P.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias G.M.P. por tu fidelidad y apoyo. Me alegra mucho saber que te ha gustado.

    Abrazos, Jesús

    ResponderEliminar