lunes, 1 de septiembre de 2014

Árboles singulares del Buen Retiro

En la Comunidad de Madrid existen 257 árboles singulares, así catalogados por la administración por sus valores biológicos, estéticos, históricos o, sencillamente, por su porte y envergadura. Estamos hablando de auténticos monumentos naturales, equivalentes a los bienes de interés cultural de nuestro patrimonio artístico.

Sesenta de ellos, casi la cuarta parte del inventario, se encuentran dentro del término municipal de la capital, preferentemente en parques y jardines. En el Buen Retiro habitan seis de estos árboles, que nos disponemos a visitar.

Ahuehuete del Parterre

Nuestro primer destino es el famoso ahuehuete del Parterre, considerado como el árbol más viejo del Buen Retiro y, probablemente, de Madrid. Mide unos 25 metros de alto y el perímetro de su tronco es de 5,5 metros.



Se cree que fue plantado en 1633, coincidiendo con el trazado de este jardín histórico, aunque no todo el mundo comparte esta hipótesis. Las voces críticas sostienen que, de ser cierta esa datación, lo más probable es que hubiese sido eliminado cuando se construyó el Parterre a principios del siglo XVIII.



En cualquier caso, estamos ante un soberbio ejemplar de esta especie originaria de México, denominada científicamente Taxodium mucronatum. Posee un curioso tronco en forma de candelabro, que, según la tradición, fue utilizado por los franceses como apoyo y escondrijo de un cañón de artillería, durante la Guerra de la Independencia (1808-1814).

Pino carrasco de la Rosaleda

Este impresionante pino carrasco (Pinus balepensis) tiene una altura de 35 metros, apenas cinco metros menos que la torre central del Palacio de Cibeles. Su antigüedad también es impresionante, aproximadamente 200-220 años, lo que significa que se encuentra en el límite de edad para lo que es normal en su especie. Además de por su tamaño, el árbol puede ser reconocido por la poca densidad de su copa y porque tiene una rama rota.



Palmito grande de la Ría de Patinar

La Ría de Patinar es un estanque en forma de anillo, que fue creado en 1876 para posibilitar la práctica del patinaje sobre hielo en los meses de invierno. A su alrededor hay varias plantaciones de árboles y arbustos, entre los que sobresale un palmito grande o palmera de Fortune (Tracbycarpus fortunei), de buenas dimensiones.



Ciprés de los pantanos del Palacio de Cristal

El estanque del Palacio de Cristal es el hábitat de un grupo de cipreses de los pantanos o cipreses calvos (Taxodium distichum), una especie procedente del sudeste de Estados Unidos, no demasiado abundante en los jardines madrileños, que se caracteriza por su capacidad de adaptación a los medios húmedos. De todos ellos, el que ha merecido la distinción de árbol singular es el situado más al este, por su mejor estado de conservación.



Arce plateado de los Jardines de Cecilio Rodríguez

Este imponente árbol es uno de los pocos arces plateados (Acer sacchariunum) que tenemos en Madrid. Está enclavado junto a la Fuente de las Gaviotas, dentro de los Jardines de Cecilio Rodríguez, que se construyeron en el año 1941.



Llega hasta los 20 metros de altura. Su copa es globosa y su tronco se encuentra ramificado en cuatro grandes tramos, que arrancan desde los 1,25 metros.



Cedro del Monumento a Martínez Campos

Nuestro paseo concluye en la confluencia de la Avenida del Perú con la Plaza de Guatemala, donde se halla el Monumento al General. Martínez Campos. Muy cerca de este hito se levanta un magnífico cedro del Líbano (Cedrus x libanotica), de porte estrecho y copa irregular, que destaca por sus 33 metros de altura y sus casi 3,5 metros de perímetro. Su edad oscila entre los 100 y 125 años.


8 comentarios:

  1. Hola, Jesús, se agradece mucho este precioso paseo por los árboles singulares del Retiro, en estos comienzos de septiembre (en parte, siempre me da pena que se acabe el verano) pero aún muy calurosos. Son ejemplares impresionantes... ¡cuánta historia ha pasado frente a ellos!
    Muy bonito, y valiosas descripciones. Cualquier excusa es buena para pasear por el Retiro, ya tenemos una más.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Mercedes.
    Al menos que nos refresquen un poquito estos sofocantes días de calor que estamos pasando (y eso que ya estamos en septiembre). Impresiona mucho su porte y, sobre todo, su edad, ¿será verdad que el ahuehuete del Paterre fue plantado en el primer tercio del siglo XVII, cuando se hicieron los jardines? Es para quitarse el sombrero y hacerle reverencias.

    Abrazos, Jesús

    ResponderEliminar
  3. Hola Jesús,
    ¡Qué joyitas tenemos en El Retiro!
    Con este paseo guiado dan ganas de hacerse arborícola y divisar Madrid desde lo alto de sus copas. El panorama no debe de estar nada mal.
    Gracias por el aleccionador y refrescante paseo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Manuel:
    Esa idea de subirse a las copas me parece de lo más acertado. Desde luego mejor que ponerse debajo de ellas, con la cantidad de ramas y troncos que se han desprendido en las últimas semanas!!!

    Muchas gracias por tu comentario. Abrazos, Jesús

    ResponderEliminar
  5. Hola Jesús,
    Me ha llamado mucho la atención un elemento "colateral" a este agradable paseo como es esa Ría de patinar que sin duda demuestra que los inviernos de antes eran más rigurosos que los de ahora, pues una helada actual no creo que aguantase a un patinador. En relación al ahuehuete, voy a darme una vuelta por el Teixeira a ver si lo encuentro y salimos de dudas.
    Enhorabuena por el bonito trabajo y un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Antonio:
    Lo de la Ría de patinar es muy curioso y, efectivamente, demuestra que, para inviernos, los de antes. Al principio la gente iba a patinar al estanque del Palacio del Cristal, que, por increíble que parezca, reunía el suficiente hielo para aguantar una muchedumbre con patines. Pero, al estar en una zona soleada, se decidió construir una ría en una zona de umbría para "alargar" la temporada de patinaje unos días más.

    Gracias por el comentario. Abrazos, Jesús

    ResponderEliminar
  7. En el jardin del Principe en Aranjuez hay Arboles platanos hispanica de mas de 50 metros de altura,y tambien hay ahuetetes de mas de 40 metros de altura.

    ResponderEliminar
  8. Hola Anónimo. Gracias por tu comentario. Desconozco el número de árboles catalogados como singulares en Aranjuez, pero debe ser impresionante, teniendo en cuenta que estamos ante una intervención paisajista con siglos de historia, sin duda una de las más importantes de la jardinería mundial.

    Saludos desde "Pasión por Madrid", Jesús

    ResponderEliminar