lunes, 15 de diciembre de 2014

Los grabados del general Bacler d'Albe

Louis Albert Guislain Bacler d'Albe (1761-1824) fue un general francés que asesoró y acompañó a Napoleón Bonaparte en numerosas campañas militares. Fue también uno de los cartógrafos más importantes de su tiempo y un destacado pintor, que contribuyó a la renovación de la pintura de batallas.

Nos centramos en esta última faceta, toda vez que Bacler d’Albe nos ha legado un buen número de vistas madrileñas, que captó entre 1808 y 1809 durante dos viajes efectuados a España, en plena Guerra de la Independencia (1808-1814).

Aunque Bacler d’Albe visitó nuestro país con la idea de obtener croquis y documentos de interés topográfico, aprovechó su estancia para realizar una serie de dibujos paisajísticos, que después recopiló en dos volúmenes de grabados, publicados entre 1819 y 1822.

Muchos de ellos fueron hechos con una intención propagandística, a mayor gloria de Napoleón. Es el caso del que reproducimos a continuación, donde se muestra el paso por Somosierra de las tropas galas, con el propio emperador en el centro de la escena, mientras observa cómo se distribuye la comida a un grupo de prisioneros españoles.


'Entreé du défilé de Sommo-sierra'.

Bacler d’Albe también reflejó a los invasores atravesando el Alto del León, el otro gran paso del centro peninsular, a modo de testimonio de su fortaleza y control de las vías de comunicación. La inconfundible silueta del monumento que corona el puerto, erigido en 1749 por orden de Fernando VI, focaliza la composición, con una altura muy superior a la que tiene realmente.


'Monument élevé sur le sommet du Guadarrama, á la limite de deux Castilles'.

Además de estas estampas, dirigidas a ensalzar las hazañas napoleónicas, Bacler d’Albe hizo varias panorámicas de la capital, al más puro estilo de los vedutistas que florecieron en aquellos tiempos. Una de las más reconocibles, la cornisa sobre la que se asienta el Palacio Real, queda retratada desde la margen derecha del Manzanares.


'Le Palais du Roi à Madrid'.

El autor tuvo acceso al Real Sitio de El Pardo, que plasmó exagerando el tamaño de las montañas de la Sierra de Guadarrama, en la línea de las modas románticas de la época, muy dadas a sobredimensionar el relieve.


'Le chateau du Pardo près de Madrid'.

El romanticismo también se advierte en esta vista de la Casa de Campo, que aparece representada dentro de una atmósfera envolvente, como de ensoñación. El antiguo Palacete de los Vargas emerge desde una densa masa vegetal, mientras la estatua ecuestre de Felipe III (hoy en la Plaza Mayor) parece marcar la senda de la pareja paseante.


'La Casa del Campo près de Madrid'.

En la siguiente vista del Cerro de San Blas, donde se eleva el Observatorio Astronómico, el artista nos presenta un edificio solitario, en el que crece la maleza, siguiendo el gusto romántico por las construcciones abandonadas. No obstante, es así como debería encontrarse, habida cuenta que, durante la Guerra de la Independencia, el Observatorio fue utilizado como polvorín por los franceses.


'L'Observatoir de Madrid, transformé en magasin à poudre pendant, dans le fond le couvent d'Atotcha'.

Y terminamos con dos amables 'vedute' del Salón del Prado. En la primera puede apreciarse la Fuente de Cibeles, enmarcada por una Puerta de Alcalá de medidas desmesuradas, sobre todo en lo que respecta a su frontón central.


'La Fontaine de Cibèle à la Porte d'Alcala à Madrid'.

En la segunda, dedicada a la Fuente de Neptuno, Bacler d'Albe realiza una interpretación libre, alterando el diseño de los grupos escultóricos y dotándoles de un dinamismo barroco, ciertamente alejado del concepto neoclásico original.

'La Fontaine de Neptune et la promenade du Prado à Madrid'.

Nota

Los dibujos de Bacler d'Albe reproducidos en el presente artículo son litografías de Engelmann, impresas entre los años 1820 y 1822.

Artículos relacionados

- El viaje de Cosme de Médici (1): Alcalá y Madrid

9 comentarios:

  1. Hola Jesús. Son unos grabados interesantísimos pues la intención propagandística a la mayor gloria de Napoleón es evidente, como bien dices. Si en casi todos los casos, la exageración del romanticismo es patente, en el palacio Real hay una mutilación de casi el 50 % de su fachada norte, cuya capilla Real y cúpula deberían estar centradas, no sabemos si por olvido real o de manera intencionada. Muchas gracias por darnos a conocer a este grabador y su estupenda obra.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Hola Antonio:
    Son muy sorprendentes esas exageraciones o deformaciones del paisaje. Aunque, en buena medida, responden al gusto romántico de la época, yo también creo que hay una intención de tipo ideológico. Y el grabado del Palacio Real sobre el que llamas la atención resulta muy evidente: el mejor edificio de Madrid y símbolo de la monarquía hispánica aparece curiosamente mutilado.

    Abrazos, Jesús

    ResponderEliminar
  3. Hola Jesús, qué interesante y qué curioso, sobre todo lo de las deformaciones, que habéis comentado tú y Antonio. Es un buen ejemplo de cómo a veces debemos tener cuidado con los grabados, pinturas, incluso planos, que nos han llegado.
    Y gracias por darlo a conocer, tan bien documentado. Hoy día nos encontramos con muchas imágenes por internet que nadie explica de quién son ni de dónde proceden, tus posts en este sentido son muy valiosos.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Hola Mercedes.
    Creo que das en el clavo y tú lo comentabas muy bien en un post tuyo de no hace mucho tiempo. Muchas veces, sin darnos cuenta, acudimos a fuentes que están Internet con errores o "interpretaciones subjetivas", que vamos reproduciendo en nuestros artículos, dándolos por buenos. Es el caso de ciertos grabados y dibujos, que nos ofrecen una visión muy parcial o deformada, y que habría que matizar, toda vez que muchos autores tendían hacia la idealización.

    Abrazos, Jesús

    ResponderEliminar
  5. Hola Jesús. Curiosa entrada, referente a este cronista de Napoleón, que lo cierto, es que se tomó muchas libertades artísticas.
    Ah! me pareció muy interesante tu anterior entrada sobre los pozos de El Pardo. Lastima que no se hayan conservado esas curiosas construcciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola José:
    Gracias, por partida doble, por tu comentario. Lo de las libertades creativas es algo muy usual entre los artistas; de ahí que haya que poner en cuarentena muchos grabados y dibujos antiguos.

    Abrazos, Jesús

    ResponderEliminar
  7. MÁS ALLÁ DE OTRAS CONSIDERACIONES, LOS GRABADOS SON MAGNÍFICOS. ¿FIELES A LA REALIDAD? SE NON È VERO È BEN TROVATO...

    ResponderEliminar
  8. Hola Olímpico Misántropo:
    Pues tienes toda la razón. Vamos a quedarnos con la magnificencia de estos grabados, que son un gusto para la vista.

    Gracias por tu comentario, Jesús

    ResponderEliminar
  9. REGALOS PERSONALIZADOS

    Tenemos una gran surtido de productos para personalizar con la foto /logo que desees para cualquier clase de evento como articulos de publicidad, productos cofrades-religiosos( medallas, cordones, rosarios, ...) o regalos para tus invitado (bodas, comuniones, bautizos..). Mira en nuestro blog y web todo lo que podemos ofrecerte.
    http://www.regalosconpersonalizado.com
    http://www.regalosconpersonalizado.blogspot.com
    http://articuloscofrades.blogspot.com

    ResponderEliminar