lunes, 17 de octubre de 2011

El Puente de la Marmota

Nos dirigimos al extremo septentrional del término municipal de Madrid, prácticamente en la linde con Colmenar Viejo. Aquí se encuentra el Puente de la Marmota, que fue levantado a mediados del siglo XVIII sobre las aguas del río Manzanares, junto a la tapia del Monte de El Pardo.

Lo primero que sorprende de esta construcción es su nombre. ¿Cómo es posible que se llame así, cuando no hay marmotas en España? La respuesta es sencilla: realmente se trata de una degeneración del término 'mamotar', con el que era conocido un cerro cercano al puente, con forma de 'mama' femenina.

La citada montaña aparece con el nombre de Cabeza de Mamotar en diferentes documentos y textos medievales, caso del célebre Libro de la Montería, escrito por el rey Alfonso XI de Castilla (1311-50). Dada la similitud fonética que poseen las voces 'mamotar' y 'marmota', es fácil entender el proceso de corrupción lingüística sufrido por el topónimo.


Fuente: mishobbiesyyo.blogspot.com.

El Puente de la Marmota fue realizado entre 1756 y 1758, en el contexto de un proyecto de acotamiento y mejora de los accesos de El Pardo, llevado a cabo por mandato de Fernando VI (1713-59). No olvidemos que este Real Sitio siempre fue el cazadero preferido de la monarquía española y que estas obras fueron consideradas como una prioridad, incluso por monarcas anteriores.

Además de esta infraestructura, se crearon otras muchas, como la cerca de 99 kilómetros que rodea al monte, la Puerta de Hierro, el Puente de San Fernando, la gavia de Fuencarral y una serie de pequeños puentes, que salvaban los arroyos de Valdeculebras, de las Viudas, de Tejada y de Trofa, todos ellos afluentes del Manzanares.

El puente se construyó para dar continuidad a la valla de El Pardo. Se eleva sobre un cañón natural, justo donde el Manzanares abandona la rampa de la sierra y se adentra en las llanuras arenosas de la meseta. Hoy día este desfiladero se encuentra anegado por la cola del Embalse de El Pardo, inaugurado en 1970.


Fuente: mishobbiesyyo.blogspot.com.

La complicada orografía del paraje explica su considerable altura. Su único ojo, formado por un arco de medio punto, con 46 dovelas, salva un desnivel de 11,5 metros, que, para hacernos una idea, equivale casi a un edificio de cinco plantas. 

En cambio, la anchura del arco no es muy grande. Tiene 12 metros de luz, un poco menos que el arco central del Puente de Segovia, con 12,8 metros.

Pero tal vez lo que más llama la atención es el tablero. No tanto por sus dimensiones (45 metros de largo y 4,7 de ancho), como por su disposición, ya que se inclina de un extremo a otro, posibilitando un pronunciado cambio de rasante.

Junto a las embocaduras del puente, se conservan restos de un camino enlosado.

Fuente: Catálogo de Archivos del CSIC. Fotografía de José Royo Gómez (1929).

El Puente de la Marmota es un perfecto desconocido para la gran mayoría de los madrileños, pero no tanto para los aficionados al senderismo y al ciclismo de montaña, que lo toman como punto de referencia de numerosas rutas, que parten tanto desde Colmenar Viejo como desde Tres Cantos.

Es, además, uno de los mejores miradores de la comunidad autónoma. Desde su tablero (o, mejor aún, desde el cercano Cerro de la Marmota), se divisan unas espectaculares vistas de todo el Monte de El Pardo, con la ciudad de Madrid como inmejorable telón de fondo.


Localización del puente dentro del término municipal de Madrid.

Otros puentes históricos sobre el Manzanares

- El Puente del Grajal
- El Puente de Segovia
- El Puente de Toledo
- El Puente Verde de La Florida
- El Puente de San Fernando
- El Puente de Capuchinos
- El Puente del Rey

17 comentarios:

  1. Mira que tenemos puentes para el pequeño río madrileño. Es verdad que pocos conocen este puente y casi todos de los que nos hablas habitualmente. Será un aprendíz de río, pero con la suficiente clase como para que le pasen por encima este y otros maravillosos puentes que para sí quisieran otros.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad, Bélok, para ser un río tan pequeño está plagado de bellos monumentos -y no sólo puentes-, que bordea a su paso, y de espléndidos parajes naturales.

    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  3. Hola Jesús,
    Te has propuesto, junto con José, diseccionarnos el Manzanares y ciertamente que lo estáis consiguiendo. Nos estamos "empapando" palmo a palmo todo su recorrido que, por lo que contáis y mostráis, es sorprendente. Está resultando un pequeño río, pero un gran desconocido.
    Felicidades y gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Jesús,
    tiene razón Manuel, entre tu y José nos estáis regalando un maravilloso recorrido por nuestro río.
    Este puente también es muy bonito, y tu lo describes tan bien...
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola Manuel.
    Lo bueno de tener un río pequeñito es que nos podemos permitir el lujo de conocer a fondo prácticamente todo su recorrido. Además, está tan a manno...

    Gracias y un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  6. Hola Mercedes:
    El puente es una delicia, ya sólo el nombre es muy sugerente, a pesar de la "corrupción lingüística". Me alegra de que te haya gustado.

    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  7. Desde que hace casi un año conocí el Puente de la Marmota y el cerro del mismo nombre, siempre me había preguntado el porqué del nombre. Ahora me queda claro. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  8. Hola Jesus. Para ser sincero, he de decir que no lo conozco, cosa que voy a solucionar inmediatamente, eh! Qizas esa parte del rio, queda un poco "escondida".
    Excelente historia y gracias por mostrarnosla.

    Un abrazo.

    José Casado

    ResponderEliminar
  9. Hola Mojarra:
    Gracias a ti. La verdad es que me costó encontrar información sobre este topónimo. Yo también estaba muy sorprendido con este nombre, pero todo tiene su explicación.

    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  10. Hola José:
    Cuando escribí el post, me acordé de ti. Pensé: seguro que José Casado conoce este lugar. Pero es verdad que el puente está en una zona escondida del Manzanares, justo antes de entrar a la cerca de El Pardo.

    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  11. Hola:
    Me encanta ver que se va descubriendo este puente,siempre he presumido de el y de su entorno, nací a pocos metros de el y ahí viví hasta que tube 10 años; fueron estos años tan felices que nunca olvidare al Manzanares y sus puentes Marmota y Jaramillo (arroyo que desemboca en el rio unos metros mas abajo)por esos años disfrutando de su belleza.
    Un abrazo
    Carmen

    ResponderEliminar
  12. Hola Carmen:
    Gracias por compartir con nosotros tus vivencias, que, todo sea dicho, nos dan un poquito de envidia. Tiene que ser fantástico haberse criado en un entorno como ése.

    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  13. Hola Jesús:
    Estoy realizando un trabajo de documentación sobre este puente y quería pedirte si me podrías dar las referencias de archivo o bibliograficas sobre las fechas de construcción que mencionas. Muchas gracias. Gonzalo Lopez-Muñiz

    ResponderEliminar
  14. Estoy deseando visitarlo y sobre todo enseñárselo a una persona a la que llamamos marmota, se va a partir de la risa. No tenía ni idea de su existencia. Gracias :)

    ResponderEliminar
  15. Espero que le guste. Que lo disfrutéis. Gracias por el comentario, Jesús

    ResponderEliminar
  16. Conozco el puente, porque rodeando las tapias de el Pardo hay un camino de tierra, y los terrenos de alrededor son de seta de cardo, y desde fuera se ven muchos jabalies, gamos, conejos, es un paraje ancestral , las aguas debajo del puente estan llenas de galapagos autoctonos. Tambien se llega por una cañada desde un poligono industrial de Colmenar.

    ResponderEliminar
  17. Hola Rojas:
    Muchas gracias por tu comentario y por tus indicaciones sobre cómo ir. El paraje, sin duda, es una maravilla. Ojalá sepamos cuidarlo y que nos dure mucho tiempo.

    Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar