lunes, 7 de octubre de 2013

Buscando los restos de las primeras fuentes barrocas (7): Fuentes de la Villa y de los Leones

Recuperamos esta sección, dedicada a las siete fuentes artísticas que surgieron en el primer cuarto del siglo XVII, dentro de un plan que pretendía el embellecimiento de Madrid y del que, lamentablemente, no quedan más que unos cuantos restos diseminados.

Sus artífices fueron el arquitecto madrileño Juan Gómez de Mora (1586-1648), que se responsabilizó de dos fontanas, y el escultor, arquitecto e ingeniero toscano Rutilio Gaci (1570-1634), que hizo otras cinco. Asimismo, se edificó una octava fuente, en la Plaza de Santo Domingo, que, pese a no pertenecer al citado plan, guardaba muchas similitudes estilísticas.

La fuente que ocupa nuestra atención fue proyectada por este último autor. Estuvo situada en la Plaza de la Villa o del Salvador, delante de la desaparecida iglesia del mismo nombre, donde era costumbre que se celebraran las juntas del Concejo de Madrid.

Con respecto a su topónimo, ha tenido varios a lo largo de la historia. En un primer momento fue conocida con los nombres de la plaza que le servía de asiento, esto es, Fuente de la Villa, del Salvador o de San Salvador. Pero, a partir del siglo XVIII, hubo una nueva construcción, que fue bautizada como Fuente de los Leones.


Plano de Pedro Texeira (detalle). Año 1656. 

Se sabe que en 1618 el consistorio madrileño adjudicó las obras de la fuente a Martín de Cortaire por 4.500 ducados y que tres años después dieron comienzo. Aunque Gaci fue quien hizo los planos, los escultores que la llevaron a cabo fueron Juan Porras y Antonio de Riera, que también intervino en la Fuente de la Fe, en la Puerta del Sol, donde estuvo colocada la popular Mariblanca.

La fuente tenía un marcado sentido escultórico, con un claro dominio de las formas curvas, que se aprovechaban para crear un espectacular juego de cascadas. El agua se deslizaba a través de una serie de tazas dispuestas en la parte superior, hasta llegar al pilón principal.


'Milagro de la Virgen de Atocha en las obras de construcción de la Casa de la Villa' (1676-1700). Anónimo. Museo de Historia.

Estaba decorada con numerosos motivos ornamentales, tales como escudos, cartelas y mascarones, además de un grupo escultórico, situado en lo más alto del conjunto. Éste consistía en una mujer vestida con ropas militares, con un escudo y un estandarte en una de sus manos, tal vez representando a la diosa Minerva.

Se trataba de una figura de pequeño tamaño, que llegó a Madrid en el año 1619, procedente de Italia. Fue una decisión de la Junta de Fuentes, dependiente del ayuntamiento, que pagó un total de 15.000 reales al mercader florentino Ludovico Tuchi por su importación.

En este encargo también estaban incluidas la Mariblanca de la Puerta del Sol y la Diana Cazadora de la Plaza de Puerta Cerrada (hoy día en la Fuente de la Cruz Verde). Lo más probable es que todas estas estatuas fueran hechas en el siglo XVI.


Detalle del cuadro anterior.

A juicio de Peter Cherry, la idea de un remate escultórico deriva de las fuentes florentinas de la época y, más en concreto, de la Fontana del Cortile, que, pese a su origen italiano, fue instalada en 1604 en el Palacio de la Ribera, la residencia veraniega que Felipe III tuvo en Valladolid.

Esta fuente estaba coronada con una soberbia escultura de Juan de Bolonia (1529-1608), conocida como Sansón dando muerte a los filisteos, que se conserva en la actualidad en Londres.


Dibujo de la Fontana del Cortile. Galería de los Oficios, Florencia.

A mediados del siglo XVIII, la Fuente de la Villa se encontraba muy deteriorada. En 1752 la Junta de Fuentes acordó su sustitución por una nueva, que fue encomendada a Juan Bautista Sachetti (1690-1764), uno de los arquitectos del Palacio Real, en su condición de de Maestro Mayor de Obras de la Villa y Corte.

Su ejecución corrió a cargo del cantero Pedro Fol, mientras que los grupos escultóricos fueron encomendados a Juan de León. La inauguración oficial tuvo lugar el día 22 de septiembre de 1754.

Conocemos la propuesta de Sachetti por dos fuentes documentales. Una de ellas es el libro Manual de Madrid (1833), de Mesonero Romanos, donde éste informa de la existencia de cuatro leones de piedra en la base, que dieron lugar al topónimo que ha llegado a nuestros días.

De sus bocas salían otros tantos surtidores, que arrojaban agua a un pilón situado a ras de suelo; sobre sus lomos se asentaba un castillete, en clara referencia a las armas del Reino de Castilla y León. El cronista también alude a la estatua que presidía el conjunto, aunque desconocemos si ésta era la misma de la fuente anterior o se hizo de nueva factura.

El segundo documento al que hemos aludido tiene aún más valor, ya que se trata del propio proyecto de Sachetti, que se conserva en el Archivo de la Villa. Según podemos ver en la imagen adjunta, se confirman todos los detalles que explicaba Mesonero, excepción hecha del número de leones que custodiaban el pedestal, que ahora quedan rebajados a tres.



A mediados del siglo XIX la fuente fue derribada, aunque su manantial siguió aprovechándose en una nueva fontana, que fue edificada en el desnivel existente entre la Plaza de Isabel II y la Calle de la Escalinata.

Esta construcción fue inaugurada en el año 1850. No duró mucho, ya que, por exigencias del tráfico, fue demolida en la primera década del siglo XX y reemplazada por la rampa que podemos ver hoy día.


Fuente de la Calle de la Escalinata. Foto de Alfonso Begué (1864).

Artículos relacionados

La serie "Buscando los restos de las primeras fuentes barrocas" consta de estos otros reportajes:

12 comentarios:

  1. Estimado Sr.:
    Le escribo de la revista Madrid Histórico, tenemos una sección que es sobre blogs de Madrid y nos gustaría hacer alusión al suyo. Para ello necesitaría una imagen con el logo de su cabecera y un par de fotos que usted publica sobre las fuentes barrocas. ¿Me las podría facilitar por correo electrónico? Mi correo es prensa@edicioneslalibreria.es Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a la revista "Madrid Histórico" por el interés mostrado hacia este blog. Desde aquí recomiendo la lectura de esta publicación, tan importante para todos los que amamos la ciudad y la región de Madrid.

      Saludos cordiales y gracias nuevamente

      Eliminar
  2. Hola Jesús,
    El artículo y toda la serie de fuentes barrocas es impresionante. Consigues ilustrarlos de tal manera que parece que conociéramos las fuentes de toda la vida.
    ¿Cómo ha llegado a parar a Londres la escultura de Juan de Bolonia que pertenecía a la Fontana del Cortile?. ¡Unas las vamos perdiendo y otras se las llevan!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio;
      Muchas gracias por tus palabras. Comparto tu sorpresa en relación con la escultura de Bolonia. Fuimos demasiado generosos, ya que, según parece, el grupo fue regalado en 1623 al Príncipe de Gales, que vino a Madrid para contraer matrimonio, cosa que no ocurrió. Lo que no impidió que, allá por donde pasara, le obsequiasen por todo lo alto. En Valladolid le regalaron nada menos que esta soberbia escultura.

      Un abrazo!! Jesús

      Eliminar
  3. Hola Jesús, ya se que me repito... pero qué pena que no se conserven estas fuentes, verdaderas obras de arte. Menos mal que, como bien dice Antonio, tus reportajes las dan a conocer de forma fantástica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mercedes:
      Muchas gracias. No te repites, solo que nos duelen tanto estas cosas que no nos cabe más que lamentarlos. Me alegro de que te haya gustado. Así las fuentes, con esas soberbias pinturas e ilustraciones, parece que están un poco vivas.

      Un abrazo, Jesús

      Eliminar
  4. Gracias por el artículo, soy un enamorado del pasado de la ciudad y me encanta este tipo de información. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a vosotros. Saludos cordiales, Jesús

      Eliminar
  5. Hola Jesús. Fantástica esta reseña sobre las fuentes barrocas. La pena es solo poderlas ver en imagen, ya sea por no existir o por no estar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José. Es una pena, como bien dices. Si nuestras calles y plazas pudieran lucir aquellas siete fuentes barrocas, ganarían muchísimo.

      Un abrazo, Jesús

      Eliminar
  6. Me encanta los comentarios y el blog es impresionantes
    http://www.pintor-esmadrid.es/index.html

    ResponderEliminar